SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

domingo, 18 de marzo de 2012

No es un consuelo

La esperanza redime y nos hace fuertes, grandes en la insignificancia igualando y sabiendo que, como tantos, somos polvo que espera su momento de luz para que se note que estamos por si lo soplan. 
La palabra tiene esta grandeza y con ella hacemos nuestro camino.


Y yo no sé sentir más que las olas
en su vaivén de todos los dolores,
desafiando a la muerte que me vence
reclinando mi cabeza por sus noches
con llanto al corazón por si me siente.



Pero qué poco sé yo estando a solas
si soy murmullo de oración ausente,
como un deseo puesto entre unas manos
reclamando al poder de los destinos,
su fuerza y el consuelo a sus hermanos.



Se anhelan resultados, los fortuitos;
mas devanan el eje de la vida
y en esos hilos de luz nos unifican,
son lazos de los sueños que nos llevan
a percibir amor, mas crucifican.

En cada aurora se quedan las angustias,
en cada angustia las lágrimas amadas;
cada dolor la salud sin su sonrisa
y por levantar un vuelo hacia la Vida
se van los sentimientos con la brisa.

Todo esto que es así, no es un consuelo
y se atreve el temor a suscitarlo.
Sufren almas caminos de calvarios
y al infame traidor que nos traiciona,
se le pide que rece dos rosarios.

Elisa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es