SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Para una despedida


El tiempo es eso que dicen: "...Como un río interminable e inexorable y en su curso vamos presos" 

Y yo digo que, quien puede nadar a sus orillas es capaz de conseguir algo más que compense el cansancio de haber vivido con cierta alegría placentera, conociendo de verdad el verdadero amor, sintiendo la vida sin arrepentirse de tener su alma presa. 

La 'felicidad' es una palabra para hacer un ensayo interminable, ella sólo se manifiesta a ratos y hay que aprovechar sus momentos, viene sin avisar y por eso no sabemos qué hacer con ella y se nos va de las manos. 
¿Quién es feliz casi siempre o lo es indefinidamente? 
O, es que se debe reinventar la vida con un sueño de felicidad para transmitir que lo es o era, mientras llora o se lamenta a solas.

Hubo un tiempo en que no estaba donde estoy, un ayer que me contó su vida... Nunca pudo sentirse feliz o ser lo que fue por no poder llegar a su mañana sin hallar aún lo que buscaba... ¡Un Amor de verdad!

Ser del ayer cuesta, pero ser un ayer aún más sin futuro. No existes y eres lo que representas y por conocerte desde el mismo no te sorprendes, lo asumes con humildad; pero te abrazas y lloras sobre su  hombro de su tiempo lleno de felicidad por reconocerlo, pues se sabe irrepetible; ¡ah, pero pertenece a un pasado que además no se repite. (Entenderlo cuesta hasta a quienes nos leen semejante explicación, pensaba el cerebro) Y remató la conciencia de las cosas: Sólo puede ser continuación para mejorar el crecimiento espiritual. 
... Hay demasiados momentos en que un ayer nos recuerda lo que fuimos y nos hace llorar porque fueron momentos malos o buenos, pero algunos fueron generosos y dignos de recordar. 
Darse de bruces con el ayer puede lesionarte seriamente las ideas que nos quedaban porque nos convierte en esclavos de sus horas. Consolé a uno que lloraba sobre el hombro de mis dudas, pero el alma sabía que volvería a llorar sobre el pecho de su tiempo por no creer en lo más sencillo y hermoso de la Vida. Sensato temor, ¡hay cada ayer!

Mi ayer nunca fue amigo del futuro al transmitirle inseguridad, por eso dejó de ser lo que era y se volvió rebelde ante el temor de perderse en conjeturas. Es lo malo de los que tienen experiencias, todos andan con la duda de bufanda. Cuando lo pierdo de vista por un tiempo me siento más tranquila aunque se  queje el cuerpo de sus vacíos, nadie más que yo podría animarlo o iluminar de vida su sonrisa. ¡Lo sabe!

Un sueño al filo de una noche puede ser cualquier cosa llena de zozobras que invade parte del tiempo y se pone a escribir cualquier otra que lo entretenga, poco hablará de lo que necesita y si lo hace utiliza el alguna figura poética llena de inquietudes, ¡pero allí deja éso y se despacha tan a gusto!
... "Esto es lo que hay"... -Me dijo la voz de su silencio.
"Tengo miedo..." -Añadiría.
Entonces, pregunté:
 -¿El amor es una entelequia? -y me contestó:
 "El amor es el que te está consumiendo a ti y a mí y el que terminará con nosotros, nuestro tiempo y un ayer que no podremos olvidar..."

Desconsolada murmuré al silencio: 
En otra vuelta será, no lo hice bien lo sé y no me lo reproches porque también sé que era el motivo de haber venido de nuevo a este mundo, donde debía darme igualmente motivos para hallar uno nuevo en el futuro, no siempre los ayeres que nos gustan se encuentran por ahí...
 -Y volví a llorar desconsolada.

¡Te quedan unos años y parece que no haces nada por ti!, me grito al oído.
Caray, soy mayor pero no me adelantes la sordera, todos los silencios sois iguales se debe a vuestra mudez de siempre porque la verdad se os cuelga de las palabras, oscila en la cuerda floja de las dudas y se contenta con una margarita deshojada en las manos. 
... Me di media vuelta en mi lecho para saber que no dormía y estaba despierta;  la luz del amanecer se filtraba sin permiso iluminando la habitación y salí de inmediato de mi sueño revolviéndome en el presente de mis sábanas por si las dudas. Sudaba. 

No estando ya en mí supe quién era la Sombra ésa de la que hablan mientras me miraba al espejo y, el alma de ese ayer. Podía por fin descansar para siempre quien fuese o vivir el hoy y lo que restaba de su futuro, además su horizonte era joven y aún no podía tocarlo del todo si no se atrevía a cualquier cosa por no llegar. ¡No faltaba más que fuese yo su sombra, en todo caso mejor debería de tratarme como su alma! Claro que debía estar enfadado el ayer, había interrumpido en otro sueño y empezaba a darme cuenta del imposible sol que iluminaría mis días en que ya se recogía mi tiempo. 

Cerré los ojos de nuevo, acaricié las sábanas apretujando la almohada contra mi pecho... era lo único que tenía a mano y un pensamiento muerto de sed... ¡Aire necesito!- dije, levantándome a beber lo que quedaba de agua en una jarra para volver a quedarme dormida.

 "¡Tal vez eres una a quien buscan por otros caminos indecibles."
¡No, no dormía, era la voz del silencio que murmuraba en mi oído y alto!
 Y siguió hablándome... 
Porque te recuerdo que hay alguien que piensa lo mismo y te anda buscando, pero te teme, sí, te teme,  porque no entiende y aún piensa en el mundo, pues creyó en ti, en que estabas y existías y te advirtió no hablar con el tal Boreas, pero lo hiciste creyendo que podía ayudarte y hacer las veces de ti!"... "Pero el sopló y soplo desternillándose de risa y eso no gusta al Silencio, se sintió sorprendido e indignado, se burlaba descaradamente al descubrir que se había enamorado de la Nada, "y encima no era fashión." 
...  -Ah, calla, calla, déjame y lárgate!, grité desesperada por recuperar la conciencia y despertar de una vez. Pero me contestó la brisa mientras mis ojos se abrían para volver a cerrarse al ver cómo se había entraba la mañana, usurpando acalorada la muy loca, las horas del día llena de toda su luz. Estaba escuchando detrás de las cortinas en forma de rayo de sol. Sentí una cierta vergüenza que se enterase de todo... ¡Me moría por culpa de un amor terreno y me sentía como un ángel echado de nuevo de otro cielo!
¡Mira que compararme a una mala sombra!

 Limpie más llanto de mis ojos que caía en forma de pétalos como si deshojaran dos rosas, roja y blanca, para quedarse entre mis pálidas y frías manos. ¡Para qué seguir con vida!, me dije, si el Silencio se llevo lo que fui. Veía cómo se elevaba mi alma por encima de su cuerpo ante la sorpresa de los que lo miraban y habían llegado a mi lecho sin poder hacer nada por mí. Se quemaba mi cuerpo por auto combustión en su presencia. Todo había sucedido muy rápido y como realmente quería. Estaba todo planificado en el ayer, ese mismo al que me había enfrentado muchas veces, era mi sino. 

Recordé lo último que escribí en un relato sobre el Amor: *Sin rastro no hay búsqueda pero sí un piadoso pensamiento para el recuerdo y dos rosas secas en un libro de poemas.*

Por defecto defectuoso, un cuerpo que lo fue mientras tuvo alma. ¡Gracias a todos!


Elisa 
2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es