SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

Recopilación de Poemas: No lloro, son gotas de lluvia -y- De lo humano


Amigos: Mi agradecimiento siempre por estar en este ejercicio de humildad , porque para mí la poesía es una demostración de nuestros defectos humanos y nuestras virtudes; los unos deben darnos la valentía de contar interioridades y enfrentarlos al mundo de las cosas que amamos, para extraer de ellas las verdades que nos hacen crecer en la virtud de conocernos mejor, es decir, lo segundo; siendo parte del mundo porque sin nuestra mirada no seríamos la escritura del pensamiento de un dios vivo. El se duele en su dolor de ser siendo lo que no será mañana, pero recogiendo a través de nosotros lo que debe sembrar su hoy. Mañana no se repetirán sus errores en nosotros. Es la ventaja que debemos entender para la eterna vida que nos espera.  (alattkeva)




1] Evidencia


No sé por qué
en esta escarcha de mi invierno,
me acostumbro a la evidencia
de lucir con frío el alma
desnudando el cuerpo de su terno;
pero dándome firmeza y algo más de calma
sirviéndola a la luz de mi conciencia

Ante tanto padecer que me somete
como es la costumbre del hueso por su carne;
aún se alienta en mí no poner a subasta la materia
y echarle un pulso a la muerte,
hilando mi tejido en el ritual de una virtud sensata.
Mientras, vuelvo al hábito de siempre.

En el rumbo de los astros sé
que para la Eternidad se necesita amar,
que es bueno cultivar una pasión humilde
sin que agonice su fervor  y, en ella, acostumbrarse
a beber los colmos de nuestro desangre.

La vida como la muerte
es prisionera de su evento y el alma,
-¡esa pobre desdichada!-
resiste el yugo transitorio
pidiéndole a su cuerpo que sea fuerte
y se las arregle mejor, como envoltorio.


Candela
Enero/2011



 2] Quizás...


Quizás…
mis sonidos los lleve el viento
Son llanto de intermitencias,
lloviznas que gimen
azotadas por el tiempo…
Definido, prudente, plástico.

Equilibrado.
Constante.

Quizás…
la luna sea más parecida al nácar,
pálida inexpresiva, mesurada,
con el sinsabor de palabras mudas…
Incompleta,
complacida,
benevolente.
Y en el estanque llena de reflejos…

Quizás…
se adormece el lecho del agua
sobre limo que se asienta denso
en superficie de inquietudes.
Dejemos que se aplaque
expresión sonámbula
que lo agitaba.
No creo que olvide,
que se lo figure,
que sueñe...
¡Es autentico!

Quizás…
Todo pase por algo
y tú y yo,
lo sabemos desde un ayer.
Quizás... ahora mismo,
como yo,
estés llorando.

Quizás... 


Elisa.
17-Marz-06



 3] Desde el interior de un pozo...


Desde el interior de un pozo...

No se puede ser más en el desierto, amigos;
con los pies desnudos a la intemperie
y con la soledad sedienta dentro del cántaro
donde el aire se concentra
... Y el agua hierve.

Me guardo de equipaje
un silencio interior con su ternura; mi fuerza.
Me perturba la maldad cuando me asedia
la entraña que ha parido las infamias;
me rebelo a la costumbre de lo insano
que se disfraza de amor y abraza,
mientras otros cierran los ojos
dejando su vida en las tinieblas.

Hay un ser de rostro sumergido, bipolar...
Un demonio dispuesto a la vileza
y yo, sólo me ilumino a golpes de chispa de pedernal
por ese desierto de sierpes y escorpiones,
con mis armas de dardos encerradas en la cabeza.

Nos reconocemos en la fragilidad del barro
y hasta en el filo de la espada en un relámpago;
y cuando llega la oscuridad
las alimañas van sueltas sobre el lecho
convirtiéndome en un ánima en la sombra.

Pero soy ante todo madre en la hondura de un océano,
pero me siento a veces náufraga;
aún soy capaz de perderme alucinada entre las nubes
sintiendo la voluptuosidad del contorno de mi esfera y no morirme.
Pero sé también que soy como un grito en el fondo del corazón de cualquier pozo
donde se ahoga la razón de un reflejo de luz ya sentenciado.

Aún el ave nocturna se mantiene en la rama de la muerte
pero disfruta de las piltrafas que le quedan de su presa...
¡Picotea, picotea... mientras sonríe ante nuestras narices!
¡No se harta y a su graznar acude la debilitada realidad de la inocencia!

Sigo en mi desierto de madre peregrina;
sin terminar mi jornada y estoy demasiado cansada,
me voy dejando la vitalidad que me quedaba
cuando medito si más allá debo ver los zopilotes.
-Tengo sed de justicia, mucha sed...
¡Y he lanzado algún conjuro!
(¡Válgame el cielo de mis muertos!)
Dejo al espacio hacer sus diligencias
en esta enmarañada realidad del tiempo. El mío.
Mi lucha sin descanso, el desarraigo moral que me ha rozado,
que tocó a mi puerta con su burla.
-Brindo aún con la cobardía de los otros, a su falta de argumentos,
al silencio que se lleva la presa y dicen:
"que debe aún aprender a volar" (!)
...
Duele todo esto por ser eterno el pagano recurso de las almas.
Un ave no deja de graznar desde su rama.


Elisa
Mar, Ene 11/2011
_________________
*En el fondo de todas las ideas se enciende y apaga un principio Divino; somos de su sueño una chispa de vida que lo mantiene, por eso necesita de todos para ser llamarada, luz, iluminación, ¡fuego! ¡Sopla, Señor, sobre mí, sopla para que no apague!* (alv-09)



4] Presencia 


En la tarea de sentir cómo pasa la vida
me hice ausencia en el punto distante de tus ojos,
y en el reflejo del fuego sobre el agua
aún hay caricias y silencios que me miden.

En la rápida fragancia de los tiempos
cuando se intuye un grito en primavera;
me convocan urgentes los sentidos
y un latido del tiempo se repite
cuando es pasado de lágrima y ojera.

No sé si soy yo en el nimbado pestañear de lunas
quien suspira y tiembla en la impaciencia;
no sé si soy yo la que buscabas
en el canto de un ruiseñor que ya se muere...
¡No sé si soy yo quien se repite
por un invierno de rosas congeladas!

ELisa
Publicado: Dom Dic 19, 2010


5] Ella



En el arte de ser jamás he sido
ni tenaz para un sueño ni ambiciosa,
así se toca el límite impecable
intentando servir en cada cosa.

En el sentir sin ser ya no me importa
cuando sientes empuje de una vuelta,
sabiendo quién me gesta un mandamiento
sin los yerros del mundo, marcho absuelta.

Al gesto del amor di mi tributo
en última estación donde me esperan;
conozco mis suburbios y diluvios
por las calles del alma que me prueban.

Por cada sueño roto llevo envuelto
un poema del alma en una estrella;
fui posada del hombre en su alegría
y evidencia infalible por ser... ¡Ella!

Ahora, mi corazón sacudiría
salpicando emoción si me rebasa,
mas susurro cercano me diría...
"¡Ay, calla, mujer, calla, otra alma pasa!"


Elisa
2011


6] Divagación andante 


Divagación andante nos fulmina
al sentir el empuje de los vientos,
con sus cruces llevando a firmamentos
clavadas en la tierra que imagina.

No puedes soportar tanta neblina
qué lleva sentimientos tremulentos;
se es recinto glacial en sus momentos
aunque pase volando golondrina.

Mas sabemos en qué se ha convertido
si es fútil episodio y noche adunca,
sintiendo su yo, lo qué ha engendrado.

Y en su dolor reclama en su vagido
renaciendo en la prueba que la trunca,
dejándola morir en fuego helado.


Elisa
2010



7] La vida (a veces) es como el acné


La razones a veces descalabran,
¡qué decir de ceguera con ojeras!
Lazarillos o listos monaguillos
controlando vista de anteojeras.

No ayuda ni 'con luces' el destino 

caminas por penumbras a estos lados;
aunque veas que el mundo se ilumina
¡Al neón no controlan nuestros hados!

Si, una vida es un grano purulento, 

con cuidado lo aguantan y no explotas;
pero si hay quien lo aprieta sobre espejos
aligerando peso sí lo notas.

Como acné en eterna primavera 

los espejos los vemos en la noche ,
salpicados de estrellas o luceros;
nimbados por sus luces de reproches.



4/10 Ranita Azul (una réplica)



8] No es fácil (y dos siguientes forman parte de una inspiración igual)


No es fácil escribir los versos,
los más sencillos de amor
sobre una piel desnuda.
No es fácil decir que ya se ama
y sentir mi mirada ya en la suya.

Decirte algo así, no es nada fácil
si no estás a su lado para sentirle mío…
¡Sólo así se ama!

No es fácil decirlo con palabras
y tampoco escribiéndole mis versos.
No es nada fácil decir… ¡Cuánto le amo!
y quedarme muda, sola, vacía y en silencio;
soñando que le digo lo que pienso
cuando deposito en quimeras mis deseos.

No es nada fácil amar así, amor…
Acaso tú, nunca has amado como así te digo
y te creas aún que soy también un sueño.
...

Ya lo sabes.
Sabes que se desliza mi amor en todo verso
y aunque tú me prefieras como un sueño,
te estaré robando el corazón con ellos
y tú, amor, sabrás… ¡cuánto te quiero!

No es nada fácil, lo sé, amarte en versos,
irme muriendo de amor en todos ellos
cuando sabes que eres de mi pulso
en los silencios.


"Ranita Azul" (Elisa Lattke)




9] De cualquier modo 


De cualquier modo
la idea es dardo que atraviesa
y se incrusta siempre y nos desarma,
nos hiere el pensamiento
cuando llevan fuego las palabras.

De cualquier modo
la vida se nos pasa y nos quedamos
con este sabor a sal amarga,
que nos quema, donde acumulamos los sueños,
los más puros sueños de la infancia.

De cualquier modo la vida nos corrige
y nos hace avanzar hacia la nada.
Tú estabas aquí como yo
y supimos quiénes éramos, mientras,
en algún lugar nos esperaban.

Hoy, de alguna forma,
sentí pasear por mi cuerpo
la tenue y sutil realidad de una expresión de amor,
el único amor que no conozco;
y he sentido mi alma llorar
porque sí supe amar lo que me daba.

De cualquier modo
no sé si esto es amor.
¡No me lo dirán!
Si muero, quedaré sin saber
de qué estaba hecha mi luz
la que reflejó ese Dios
en otra, para sentir
como en la mía reflejó la suya,
al mirar intensamente
y ser sus ojos.

¡Cómo saber con miradas
este dolor que encierran
tantas lágrimas!

De cualquier modo
no sé quién se ha perdido ya,
sintiéndose que algo le faltaba en su vida
Nos quedaremos sin saber quién de los dos
o, acaso, ambos nos hicimos falta.

De cualquier modo
algo nuestro se muere cada día.


Elisa en: "Don Anselmo"


*Morir por momentos es irse muy despacio y nos duele aún más porque nos estamos siempre recogiendo en pedacitos, para seguir rotos por dentro. (Elisa .07)
_________________



10] Dos vuelos 


Mira como se torna el azul
de un destello en verde sobre el agua clara,
despertando el color que tiene la esperanza.

Mira como la palabra conjuga el verbo
y el deseo consigue seducir, para no marchitarse
la flor del pensamiento.

Todo se confabula cada vez
que el ave consigue
remontar el espacio.
El estrecho margen que le queda
para no chocar con el cristal del tiempo.
La transparente y aparente realidad
donde se precipita la engañosa imagen
de su vuelo perdido, rompiéndole las alas.

Dos palomas volaron juntas a buscarse.
Quisieron abarcar su sueño,
su cobijo en la nube,
su cornisa en el cielo
donde se posa
su más puro
Amor.

La idea
es estrella fugaz,
un pensamiento sordo y ciego
que enmudece al estrellarse.
¡Explota dentro en su pecho por amor
y cae,
         cae,
                cae...!
¡No, no mires cómo se desangra un sentimiento
del ave de los sueños!


*
Elisa en: "El Ruiseñor"



Publicado: Mie Ene 06, 2010 12:40 am  


11] Entre Dios y el Amor 


Con el miedo en los ojos
me cayó fuerte invierno
y este frío sentido,
se ha pegado en el cuerpo.

Es pregón de cansancios arrastrando algo viejo;
como un ángel atado que ha perdido una estrella
tengo el vientre clavado por parir mis poemas.

-Soy un perro de lanas ovillado en silencio.-

En los pasos, los años, ya me visten de nieblas;
ironizo la vida por tiranas tristezas,
anudando misterios de ese Dios tan inmenso.

Mis dedos huéspedes, caminantes estrellas
enredados de luces se despeinan en rayos;
pude ver que lloraba la pureza en el párpado
diluyendo recuerdos, se llevaron espantos.

Por amor se tropieza, por amor me deshago,
en las venas es mi caos y le quiero de esclavo.
Su dolor es mi sombra, su tramoya me inquieta,
quiero estar frente a frente, junto a Dios muy despierta.

Tropecé por otoño… y seguí caminando
me anudó su Universo con sus manos de acero…
Y era Amor en el mío abrazando mi invierno.


A. Elisa Lattke V. (en: Candela)
09

_________________
Imaginemos que no existo, que sólo soy un sueño que cuenta que existió, que fue, que es; no dejes que sólo sea.(elv)



Mis comentarios:

Nunca se rinde ante un amor nos dice la Vida.
Sí ante ella nos señalan o nos dan una palmadita para que sigamos caminando.
Vamos, que nos facilita un tiempo más. Pero una, hay momentos que aún sin sentirse agredida por la vida, y no siendo tampoco víctima de nada doloroso o físico que duela moralmente teniendo tanto como desean otros, no sé por qué se siente necesidad de dejar todo esto de una vez. Dejar de escribir e interpretar los adentros que rige nuestro corazón. Es que una ya sabe lo que se espera y por eso se va quitando lastre sin dejar lo único que no pesa de lo más importante y etéreo. Allá y acá. Brazos que acunan a la llegada y sudario de vuelta mientras vuelve la energía a transformarse. Un eterno ciclo que ya mira desde el ángulo muerto donde se sabe un poco más para sentirse menos arraigada a este acá a mis 69 años.

12] Lo qué me pongo encima 


He aprendido a valorar lo que llevo encima,
lo que llevo en el corazón,
y cómo visto mis horas de poemas.
Quizá se ponga coqueta y lleve los aretes de mis segundos...
-como digo en uno de mis poemas-

Mañana me vestiré con la piel de mi tiempo,
o de alguna madrugada con luna,
brillará mi cabello como plata;
puede que hasta de mi último ocaso, el que ya llevo puesto.
Hoy, no sé..., creo que sólo me viste la tristeza de nuevo.

Mañana espero que él sol me diga que estoy viva
y me enseñe el vestido de la vida
poniéndomelo sin las dudas de siempre,
por no llevar el broche de una mirada
abrazándolo por la cintura
y me diga cuánto le gusta.
Será el vestido de la verdad desnuda.
Suya y mía.


A. Elisa Lattke V.



13] Viento del Norte (Bóreas)
-Prosa poética-

Fui en el cuerpo vehículo pasajero. En su alma una mirada muda, siendo del beso en la caricia toda, meciéndose mi barca por su tiempo. Vine de la profundidad de un sueño a la pureza desnuda que buscaba, atracción de mi barca empujaba por su vela de amor que la llevaba, a sentirme siempre en sus silencios.

En la rada del ocaso en su bahía me abrazó Bóreas, mar del norte, insuflando su aire me envolvía... ¡Pobre barquichuela de mi alma, frágil, maltrecha en su soporte limitada al cenit de su horizonte, ¡consiguiendo llevarme a donde quería! Presa de su viento y de su mar furioso, sacudiola en su galerna, sopesando la hechura de mi barca que a su mar llegara, destrozándola toda y el palo de mesana. Me hundí en sus aguas. Y yo, mujer de dudas, cuerpo de esa barca no era de su mundo, sólo surgía del monte y de la brecha con la trocha del machete, navegaba en otro mundo y erraba por confiada. Desnuda de mis ropas y en sus redes, me convertí en canto de vida en marejadas, dolor en la negrura de sus brumas y, en noches desoladas. Silbó el viento al amor, silbó, sopló soplaba y seguirá soplando, más no le creo cuando soplo mi canto a su manera.

¡Oh, susurro leve
y cadencioso el mío,
a tus oídos.
¡Oh, ambarino oasis de unos ojos
por ellos soy verso, canción muda
y la voz en noches sin cristales,
para sentir que camina entre las dunas!

¡Oh, polen arrastrado por ella
y mis versos revueltos en arena;
se fue todo, llevado en huracanes
a la punta más extrema de mi nada
y sigo caminando entre su bruma!


alattkeva en: "Don Anselmo
May 07, 2009



Mi comentario:
Lo leo de nuevo ahora y me sorprendo de mí misma. Le convertiré en prosa poética porque no quisiera medir sílabas, creo que vale mejor para lo primero.
Indudablemente estaba poseída, hipnotizada, esto me lo dictó un ente de las profundidades marinas.
A veces este tipo de cosas salen como el magma debajo de las piedras por donde caminas y no sabes que eres de lo mismo.  No te asustes, -pero era yo-, un caso insólito, un "cajón de-sastre", esta misma que pone 'Candela', la versátil poetisa aficionada de nombre tan largo, una más en el "ríodetinta" o en otro cualquiera, donde la corriente es palabra y se afana por ser mar de sueños, dudas, certezas y sabor de sal de amor. Me mojo de vida y la dejo por ahí...
Una más en este mar de aficionados poetas sin nombre conocido; que de vez en cuando se sube a su propia parra y se come sus uvas en solitario, pero no cuida de su parral como debe y la tiran de la misma con alguna ironía. A esto le llaman 'inspiración' y esto es lo que me encanta hacer en ese estado donde el cuerpo no se siente. El viento y el mar están, son reales y yo no , soy sólo un canto en los montes que trae el eco a cualquier tiempo. Un duende que sueña.

Elisa.




*
Seguiré guardándolos en este lado aún faltan.


















*Estos poemas proceden del Foro: http://riosdetinta.mundoforo.com/divagacion-andante-vt3135.html,  del que soy miembro como: "Candela" y Elisa Lattke. Agradezco al mismo por la confianza que me ha brindado al publicar mis honestos trabajos poéticos.