SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

...de mis recuerdos y reflexiones


Por: A. Elisa Lattke Valencia



* Los jardines de Claude Monet

Puede que sea lo único que nos salva de la vulgaridad  y con ella salva nuestra alma, raíz de la luz de los seres humanos que han sabido escoger un camino. Muchos artistas en todas las manifestaciones del Arte han negado a Dios y sin embargo Él se les sale por los dedos dándonos lo mejor del Alma. Y es que todo lo puro e inalterable cuando imita la grandeza de la creación y ésta la percibimos de forma sensible, es parte del sueño del Creador en sus hijos, el regalo de su belleza que se hace tangible en el ARTE: Arquitectura, Danza, Escultura, Música,  Pintura, Literatura, Cinematografía y, en todas sus manifestaciones que engrandecen el noble misterio de ser seres pensantes que las razonan y no cambian sus gratas sensaciones que las producen, por la vulgaridad del basto humor, la zafiedad, lo incongruente que suele servir a todo lo contrario, aunque hayan seguidores de estos movimientos que las degradan. La Luz es camino de satisfacciones, una verdadera, y quiso Dios ponerla en las almas de quienes supiesen buscarla para su bien.

En el 97 estuve invitada por una amiga y uno de mis hijos a ver en vivo y en directo el museo residencia con sus famosos jardines de Claude Monet (Pintor Impresionista, perteneciente a este movimiento que se desarrolló en la segunda mitad del siglo XIX en Europa ), jardín de su casa de cuyos rincones tomara detalles que figuran en muchos de sus pinturas. Disfruté de este impensado regalo que me dieron por sorpresa. No siempre se tiene oportunidad de comparar a cualquier efímera realidad mundana o cotidiana y repetitiva, con algo bello que deje huellas en los adentros y no se acaba en cualquier instante, siempre acompaña; no lo es así lo que nos impresiona para mal y desechamos de nuestra vida porque es dolor y rabia aun aprendiendo de ello.
Los recuerdos gratos son alicientes que se fijan en nosotros y son como lazos de sentimientos, como lo es el Amor; lo único que nos motiva a pensar que si pasa ha valido la pena este caminar por el mundo, por las virtudes que se cultivan con el a favor de nosotros mismos y de otros que así lo sienten en nuestro entorno. El perdurará para dejar sensaciones imborrables del bien que se ha dado al ser humano y su alegría pervive a través del tiempo, o es parte nuestra que define una razón más la personalidad con la que nos identificamos como individuos en cada existencia terrena. En la mayor de las veces hasta gratis es percibir lo bueno de lo que se da o nos dan a diario, aunque algunos no lo vean así porque no lo entienden como es y, otros, buscan dañar esos lazos honestos.

 La belleza puede surgir en cualquier momento ante la mirada e incluso en una sincera manifestación del alma humana ella es precisa, única, espontánea, tan sincera como inocente y feliz como lo es un niño con cualquier dulce o juguete; como lo puede ser el anciano bien tratado..., el amigo o el desconocido que no espera algo así de lindo. Porque interpretar la vida en esos momentos es crucial para todo resultado que no se atreve jamás a juzgar lo que no entiende o desconoce, porque tiene el corazón contaminado y no entiende qué hacer de lo que no se espera y es honesto. Son regalos verdaderos que siendo tangibles o no, son también un ejercicio de delicada sensibilidad que jamás puede confundirse con todo lo contrario porque rompen la magia que llevaban. De ello depende la seguridad, el equilibrio y hasta la felicidad de quien camina seguro sabiendo de sus pasos y descubre, con horror que no fue comprendido o entendido. Todo esto que os digo es muy importante para saber entender en otros, lo que en nosotros  es susceptible de ser entendido sin sensibilidad ninguna y dañar el hechizo de todo momento de sincera alegría. El Amor no busca siempre satisfacer instintos, busca complicidad en la ternura y la sana alegría que ella produce, aunque se viva en pareja.

Debemos pensar que aquí no se viene para lo que vemos sólo por encima y nos parece lo que queramos pensar que es y no lo que en realidad debe ser...No que se es oportuno o sospechoso y hasta malicioso llenando de temor y degradando el resultado de lo que lleva cada manifestación física por sensata que sea, aunque la vida pida tanto como trabajo para hacer del sano amor otro dolor más y también para sufrir al conseguirlo; porque exija comer, descansar y demás acciones donde el cuerpo es nuestro dictador particular que busca realidades de su servidumbre según sus hábitos, pues lo hace por su propia y necesaria experiencia para su supervivencia; provocada o casual para 'realizarse' según cómo se ha ido educando y se compromete a modificar en cada momento conductas que no se ajustan a lo esperado o, pueden cambiar el rumbo de su futuro por adquirir responsabilidades por su propio bien ante el resto de sus semejantes. Es su día a día. Pero es que hay más dentro de nosotros que nos pide satisfacer "un algo más" que no entendemos del todo y si lo entendemos o lo sabemos, no lo tenemos tan seguro. Porque  hay mucho que no se ha podido llenar a ciencia cierta para liberar al alma de tropiezos, satisfaciendo la vida propia o la del entorno inmediato y no siempre es "el  dinero que todo lo da o lo llena".

 El alma, no lo dudemos, tiene muchos recursos si sabemos escucharla en su diálogo con nosotros, pero también tiene demasiada memoria residual que debe a la Vida y es mejor no forzar nunca esos estados ya previstos y ajenos al hoy y que son de consecuencias nefastas, si no se comprenden.

Una vez en mi adolescencia escuché en una conversación familiar donde alguien daba por terminada la conversación con esto: *Del mundo no nos vamos jamás insatisfechos, sólo quienes no han asumido su compromiso de haber dado los pasos convenientes que ya le estaban marcados.*

Les aseguro que a mis años ya he podido entender a qué se refería, pues hay que reflexionar sobre lo que pasa para entender qué nos está pasando cuando la vida ajena se las gasta de lista y nos da lecciones sin asumir también su propio compromiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es