SEGUIDORES: ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Estrellas huérfanas




Pero ese llamado "fenómeno periódico"
lleva melancolía... ¡Qué hacer con ella!
¿Entonces, cuál es el motivo del sufrimiento
si se encarna en pasiones que dan amor?
La ambigüedad no es lo mío
pero es una entelequia,
nunca ironía como parte de mí.
-¡Para otras cosas la quisiera
cuando me gana la prudencia!
Que no existe otro puente que nos lleve
salvo el del amor mismo.
Como alma de mujer voy despacio, excitada dentro;
pues allí, cada ser individual, es servidumbre del cuerpo;
¿acaso sabemos porqué se oxidan las cerraduras
y se inutilizan las llaves de los cielos?
¿acaso los ángeles no saben de sus alas
y cómo traspasar los muros
o sentir el aroma de las flores?
-¡Ah, eso no se olvida!
Algo falla, cuando aún percibo...
Sólo juego a amamantar estrellas huérfanas,
para sentirme feliz en este universo,
¡pues alguna se ha colgado de mi cuello
y pesa demasiado!

A. Elisa Lattke Valencia
Sept/2011

martes, 20 de septiembre de 2016

Sustento


Ya sé que toda vida nos sorprende...
recordando estación  que la motiva,
la ternura que creas y se pretende
para gozo y placer, por curativa.
Y se puede sentir, por si se entiende,
lo que lleva un latido, y quien motiva
arropando a su verbo, si lo asciende
 al cielo su palabra persuasiva.

El lenguaje del alma es el remedio,
el sustenta al sujeto y regenera,
no abusando jamás de su placebo.
Es la prueba un regalo sin asedio 
y consigue el efecto que genera,
la razón del amor al que me debo. 

alattkeva en: "Ranita azul"


viernes, 16 de septiembre de 2016

Intención...

Imagen de Internet-Saltamontes camaleón 

Romper el viento en un vuelo
y volar por otros mares,
olvidando otros pesares
mientras se cruzan los cielos.
¡Dios, regálame este anhelo
de perderme al horizonte;
viajar por bosques y montes
entre nubes de algodón,
pero nunca, sin ton ni son 
imitando a un saltamontes!


"Ranita"

jueves, 15 de septiembre de 2016

Opinar...

Opinar...

Me aconseja el buen sentido
que debo ser bien prudente,
si he de sentir un latido,
he de ser siempre valiente.
Lo medito, y más me fío
porque evito un empalago
si no sirvo al albedrío,
no me merezco un mal pago.
Doy siempre mi comentario
procurando ser honesta,
y cumplo sin el calvario
por devolver la propuesta.
Mas, en todo lo que doy
me domina la prudencia,
si, sentada en 'mi convoy',
aprendo de toda ciencia.

El 'abrojo' si hace falta
es vocablo muy trillado,
no desluce si resalta
pero un verso va acorchado.
Con el 'que' y con el 'tal'
nos salimos del envite,
palabras con poca sal,
no gustan si se repiten.
Aprendemos por la rima
a eludir las asonancias,
aunque gusten más 'sus primas'
alegrando resonancias.
'El guijarro' está de moda
y nos van dando rondalla,
al autor no le incomoda
si logra lo que no calla.

Y, si a todo doy por bueno
para evitar aprender,
¿me he de olvidar de mi freno,
y estoy sólo por placer?
Quien opina de poemas
diciendo a todo: "que es bello",
a mí me dan eritemas
por servir a un atropello.
¿Por qué debo opinar
engañando a los expertos?
¡Si es imposible aceptar
al que sabe de otros goces!
Si cuesta decir mentiras
diciendo a todo... "¡genial!";
si eso opino, pues deliras,
sirviendo sólo al relleno.

Por eso, nos viene holgado
que nos digan:"eres poeta"...
-¡Serás siempre el engañado
sin mamar de buena teta!
Son halagos desmedidos
si se sabe quién te lee,
nos deshonran los cumplidos
porque van a quien los cree.
Azora tanta jactancia
de quien se cree buen poeta,
editando 'sin lactancia'
si desdeñó 'buena teta'.
Prefiero ser algo lega,
no quiero 'tirar el guante'.
Si hay talento, nadie niega
que, quien lucha, ya es brillante.

En la escuela en que me inspiro
ando firme ante El Maestro;
al de arriba o al de abajo,
doy el alma y lo demuestro.

"Ranita Azul"



lunes, 12 de septiembre de 2016

Me transfunde el mar


En este empeño tan cierto
donde el alma sólo mira,
me comprende quien suspira
siendo amor, no desconcierto.

Es por eso y con acierto,
que quien opina se admira;
y por soñar ya suspira
el mar que sueña despierto.

¡Ay, dame de sus suspiros
en el oleaje y me funda
el aliento que me eleve,
sintiendo danzas y giros,
y cómo el viento lo mueve
y en sus vaivenes transfunda!

A. Elisa Lattke V.


Álter ego


Escribir por aquí alguna historia,
me imagino contar con un problema;
pues obliga a exponer suplicatoria
por temor al error, y da eritema.

Es que duele escribir por ser notoria
y servir al soneto y su fonema;
donde el verso prefiere la oratoria
y se ajusta a su metro por sistema.
Descubrir que eres poco, más o menos...
Una adicta a la estrofa con medida,
me señala este afán de superarme.
Pues se entiende también 'mi desenfreno',
por buscar la opinión y, complacida,
fomentar mi 'alter ego', al aguantarme.
Subidón por pasarme...
Además, he añadido un estrambote
con mil besos encima de un cogote.
 A. Elisa Lattke V.