Amigos, familia y conocidos

viernes, 30 de abril de 2021

Te acostumbras

A veces el tiempo lo guardas en un bolsillo
y buscando papeles para tirar, hallo este lindo poema 
que ya estaba registrado. Lo dejo por aquí a ver si os gusta.
 

No sé qué piensas, mujer

(Me hablo a mí misma)
Foto: alattkeva
-
No sé qué piensas, mujer,
si por verme callada me escudriña tu alma;
como péndulo de reloj que me marcara,
las horas de los días
en el vaivén versátil de los tiempos;
donde se engranan las circunstancias de los hechos
o se conoce su simbología.
Y en esa quietud que marca toda lágrima
No sé qué piensas, mujer...
¡Sí, tu misma eres quién se escribe!
bilocada en tu ser, te multiplicas,
pero comes la fruta bien amarga!
Y te repites en el amor como la brisa
que sopla desde el norte a tus mejillas.
No sé qué piensas, mujer...
¿Cómo entenderte?
Si parece que vuelas en la lluvia
pisando descalza las violetas
y, empapada, te duermes sobre hojarasca seca.
No sé, si el ánimo cansado,
te deshilacha llevándote en el viento
y los años van buscando un refugio de luz dentro del pecho.
*

Dibujo: alattkeva
Australia Elisa Lattke Valencia

Mis horas (Un poemilla por no dejar)



Me gustaría, como antes, hacer caso de mis horas;
contemplar un atardecer entusiasmada
mientras el sol se despide allá a lo lejos...
Y quedarme con la noche estrellada,
pensando que es toda mía.
A veces, la luna, me acompaña
y parece que consuela
y me hace sentir, que descansa su tiempo en mí misma;
como un axioma baldío, perdido entre neuronas;
acaso reclamando mi atención para confortarme.

Quisiera despedirme a tiempo de todo,
mientras viajo dentro de mí a contemplar mi corazón;
ver cómo medito mientras miro a la luna en sus paseos.

Quizá, halle algunos seres de cuento o fantasmas esperándola...
Y quiero sentirme de una vez callada.
Y, otras veces, creo,
que la retórica tiene sus ganas de sofisterías y siento rabia;
porque estoy jugando con la mente, cuando en realidad,
¡desearías...jugar con el Amor al escondido!

-
alattkeva

Foto: alattkeva, desde mi atalaya




Lo aparente (2)


Si buscas en lo aparente
subyace una voz serena,
y también otra estridente
que nos regala su pena.

Porque, el ser tiene su duda
y su buena educación,
prefiere pasar silente
y acalla su corazón.

La poesía va hablando
aquéllo que nadie cuenta;
tiene el don de improvisar
para sentirse contenta.

Se desnuda en los poemas,
se descubre con la luz
y la gente que los lee
se esconde en su tragaluz.

Ella tiene su secreto,
descubre el alma aparente;
y es amor cuando se esconde,
...la poesía no miente.

*alv
Dibujo virtual: alattkeva 

A ella ( a mi madre)

 A ella...

(A la dueña de mis días, Zoila Rosa Valencia Mosquera)


En el junco florecido,
con mi luna enamorada,
por los mares y los ríos
he buscada su morada.

Por peñascos en alturas
y en breñales de caminos,
en la bruma de los valles
por las granjas sin olvido.

Ya no encuentro paz en mí
sin la ruana y la alpargata,
ni en vallados de las sendas
donde cantan las cigarras.

Te recuerdo en tu caballo
el peceño que tú amabas,
desbocado por los montes,
de amazona lo montabas.

¡Qué ha pasado con la vida,
que tristeza la acompaña,
se ha acabado aquél café
aromando siempre al alba!

Esos duendes de caminos
de sombrero de ala ancha
y los rudos campesinos
y las indias de la enagua.

¿Dime estrella de los mares
dónde has visto una sirena
que danzaba entre las olas
y durmiese entre galernas?

Son los mares su reposo
que tejieron muchas algas
con las perlas y la espuma
y la arena de las playas.

La he perdido en otro cielo
donde nunca habrán tormentas,
sólo llueven rosas rojas
para hacerle sus diademas.

Por los juncos florecidos
ya no vuelven esas ranas
a los lagos de sus ojos
de brillantes esmeraldas.  


Su hija:

Fotos: Mi madre con veinte años.




Desinterés por las redes


Hace tiempo que busco mi posada
por estar de otro tiempo suspendida,
con la imagen incauta y repetida,
fui pescada en las redes para nada.

Ya no veo interés en mi jornada
que un ayer me trajera conmovida,
se me antoja el sistema una guarida
encallando mi barca ya varada

En la vela mayor de un mal remero
una fila de sueños la sostiene:
aprendiz, navegante y mal buhonero.

El trinquete está roto y se mantiene
desafiando a la vela en el *tintero;
vacilante está mástil que la entretiene.

Me trajo quien me tiene
por estar suspendida en la mesana,
como cabo que atara a alguna rana. 


A. Elisa Lattke V.


*TINTERO - Pieza donde se asienta el mástil de un velero.

 *MÁSTIL - Palo menor de una vela.




.