SEGUIDORES: ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

viernes, 26 de agosto de 2016

Gravidez

Imagen cedida por su dueña: Emi Vallecillos
"Con el permiso de su hija"...- nos dice en ese estado de "buena esperanza"
La que me ha inspirado este honesto poema. Gracias, Emi.

La inmensidad se llenaba de mí...
¡Pero era yo más que ella,
más que todo el conjunto universal,
era yo mi propio universo
y la vida misma latiendo en mí!
Ella, la hija esperada dentro de mi ser
para sentir el suyo.

Entonces, comprendí a quién servía,
quien elabora este plan,
quien me incluía sumisa por amor en los suyos.
 Supe de su gozo en el mío
y de mi dolor en el suyo.
-¡Ambos sentíamos lo mismo!-

La redondez en su cascarón,
la semilla dentro gestándose, 
ya formaba el suyo propio,
sirviendo a un plan infinito.
Yo, era la nave...
El cielo, 
el mar,
 la tierra
 y, ella,
en mí...
éramos un  Todo.
¡Su esperanza en la mía,
¡Vida!


A. Elisa Lattke V.

Lágrimas visibles


"Te traigo un agua perdida en tu memoria – sígueme hasta la fuente y encuentra tu secreto..." (Patrice de la Tour du Pin)

Imagen: El mirador de las amatistas- Almería

Como una más, mujer al fín, no me conozco aún del todo,
Me basta la premura de mis lágrimas
bordeando los párpado del cielo,
para dejarme caer sobre la piel de la vida
y detenerme en sus labios.
Pero sé quién soy y de donde he venido.
Como una más, paso rodeada de mí misma,
humedecida, llena de aromas de los astros.
¡Me conozco en el rumor de la floresta,
agua para vasija de barro cocido a fuego,
euforia de un otoño que se termina,
y un juego más para mi estrella.
Vine del dulce valle de los sueños
y fui la caricia que respira
a la sombra de unos pasos.
Me reconozco separada de mil cascarones,
enfrentada a mi asombro cuando no te veo.
¡Ah, me extraño si no estoy conmigo
porque no hallo el alma de mi mi ser completa,
pero sigues allí... suspendida, iluminada!
Como una más volveré de donde vine
y mientras tanto, me apagará en silencio y algunas lágrimas.
A. Elisa Lattke V.

martes, 16 de agosto de 2016

Cuento conmigo todavía

Foto: alattkeva

Sustraerme a la vida real por un tiempo, es imaginar un mundo diferente, honesto, feliz, lejos de otros problemas que me afectan. Un mundo que llena mis aspiraciones.

Vivir es parte del cuento que se inventa la vida para hacer verosímil todo cuando puede hacernos feliz, aunque no podamos hacerlo realidad, pero sí imaginarlo. Un cuento que me invento mientras interactúo en el mundo real, pero a la medida de mis deseos porque lo controlo. Sentir que me alejo de todo lo que me causa dolor, porque vivir duele. Esta sociedad es mayormente envidiosa, mentirosa y cruel, porque, hasta que nos convertimos en ancianos -y no en adultos-, no nos cuenta la experiencia la Verdad de lo que nos esperaba. La verdad destaca con mayúsculas o sin ellas, es como una señora encopetada, adusta, sincera y dura con nosotros. Y cada día nos enfrentamos a ella y a sus mermas o correctivos. Enseña con lágrimas si es posible, para que aprendamos.

Nos preguntamos: ¿qué pasó con nuestra hermosa niñez tan protegida por nuestros padres donde éramos felices, y dónde están ellos o lo que nos iluminaba de lo amado de su ser espiritual?...¿Nos ven, sienten, nos cuidan, nos esperan..., saben que ya estamos como cuando ellos se fueron?

Sentimos que la piel es otra y sobre todo los huesos, ¡ah, la parte ósea que nos mantiene aún caminando, que anima al paseo, a ser útiles ya se rebela y no nos trata tan bien. Se queja la estructura todos los días o unas cuantas veces al año.

Hacerse mayor -seamos sinceros- no nos asusta, pero sí nos sorprende al comprobar cómo pasa el tiempo tan rápido. Y, sin haber hecho todos los deberes que nos propusimos. Ya nos lo advertían nuestros padres. No, no nos asusta, pero deseamos no molestar a quienes cuidamos y hemos visto marchar felices por su camino, sin los problemas que ahora acusamos. Los de la vejez u otros males. No debería de quejarme pues no me ha tratado tan mal la vida, aún me alegra esta neurona mía, su agilidad mental, mis ganas de hacer aún cosas y de conseguir otros resultados positivos en intereses personales para los míos.

Cuento conmigo todavía

No me hallo en mí
y sin embargo acudo,
a esta reunión de pensamientos
cada día.
Cuento conmigo todavía.
No importa que no esté ante el teclado,
no importa que esté donde se siente
el tic tac del tiempo que me esquiva.
O, el ansia de calmar esta alma mía.
Discurriendo en pensamientos consentidos,
abrazando lo que sienten mis deseos
y palpita el corazón acobardado.
Me pregunto: qué será del vacío
si se llena de con palabras de ternura,
por pensar en la rana y en su luna.
No me hallo en mí
y sin embargo acudo,
a esta tertulia de silencios.
Lo que retiene aquí
conteniendo el impulso
o apagando el deseo.
Y qué se puede hacer
si nos sorprende la muerte
cuando el momento espera.
No me hallo en mí
y sin embargo acudo,
a esta reunión de pensamientos
cada día.
Cuento conmigo todavía.


"Ranita"

miércoles, 10 de agosto de 2016

Luna esperando mis versos



Roja se siente la luna
se ruboriza al besar
y se duerme por mi charca
entre lotos y un cantar.
¡Ay, si parase este tiempo
por encinares silvestres,
potreros de toros bravos
con sus paisajes agrestes!
De bueyes con sus arados,
alcornoques y olivares,
labriegos por los plantíos
en siegas de sus trigales.
¡Quién cuenta con los latidos
de un tiempo que fue soñado;
donde se perdió la cuenta
en saltos enamorados!
¡Ay, si parase este tiempo
y arrepentido volviese,
a esos lugares de ayer
en donde mi alma amanece!
Cantar de estrellas fulgentes,
arrullos de mar salado,
y un croar hecho de fuego
por el cielo se ha elevado.
Para besar a la luna
que lo espera en algún lado,
jugando con el futuro
una partida de dados.  

"Ranita azul" es: Australia Elisa Lattke V.


martes, 26 de julio de 2016

Amor de agua



No acabará mi debate
del cuerpo con su materia,
no habrá discurso ni miedo
hasta que sienta mi arteria.
Con la luz de una esperanza
ves el fin, mas vas serena,
¡aguas de azul horizonte
brillos son de luna llena!
Por cielos donde te escondes
hay plenitud, fuiste gozo;
de la caricia un encanto,
del sentimiento, alborozo.
Cómo mantenerte dentro
del pecho donde te agitas,
si eres remanso de amor
y estremecido palpita.
¡Amor de agua!, -yo te digo.
¡Amor de lumbre encendida,
andando por esos cielos
estás en mí, ya escondida.
Sabes que para sentirme
sospecha de mí la brisa,
porque llora por los juncos
envuelta siempre en tu risa.
Amores de agua benditos
cayendo desde la altura,
¿quién peina tu cabellera
por charcas de tu ternura?


A. Elisa Lattke V. en: "Ranita Azul"

martes, 5 de julio de 2016

Ave de mares ciertos

Imagen tomada de Twitter- Gianni Riede. Gracias.

Perdida en los confines de mis mares
por los surcos del agua bajo el sol;
naviera en los anhelos de añoranza,
me quise sumergida en la ilusión.

Llevada por las olas de silencio
fui barca por los mares del amor;
el verbo con palabras de ternura
y, oí por las arenas mi canción.
...
¡Y sé que fui del aire entristecido
llevando mis poemas, ¡nada más!
Tan sólo un pensamientos de otra vida
pasando por un tiempo que se va.

¡Y nunca mis poemas tienen brillo...!
¿Ni nada que pensara, fue verdad
al alma que no quiso ver qué había,
por dentro del mensaje en mi pasar!

Por eso, ya no escribo en otros lados,
mis versos no marcaron mi ilusión,
¡montones de palabras *"he enrollado",
legajos de  mi vida y mi lección!


A. Elisa Lattke V
*"Te enrollas mucho y te conocemos"
Va para ti,  si alguna ves lees, tú que dices que nunca lo haces,
-Me hiciste descubrir que no servía para esto.

*Si por casualidad pasan por aquí y leen 
 * Esto lo tenía en Facebook y he querido dejarlo aquí, con no poner poemas allá y traerme mis "Notas" aquí es mejor, dejándolas en una página más, será suficiente. No me interesa dar palique a este tipo de intereses espirituales tan sumamente personales, donde sólo hay comentarios de pocos  y verdaderos amigos, que sí aprecian por conocimiento lo que escribes. Pero no consigues estar en todas partes. Perdí 'el fuelle' de frecuentar más lugares en otros foros y sólo pasaré por blogs. Pues no saco provecho a lo que hago por sentirme una aprendiza, una aficionada y no una "poeta", aunque me lo digan. Demasiado grande es aplicar el término a quien no lo declaran poeta oficialmente por quien es jurado y nunca me he aventurado a participar. 
Ya sabéis en dónde me hallo cuando falte. quizá enrollada en el aire que respiras.  Porque Internet, si no hay otra cosa mejor que demostrar que sabes, deja nuestro rastro por todos lados, que es como un río donde todo corre hacia la inmensidad de los océanos de palabras que dejaron de servir a quien las manejaba. Una gotilla de nada es cada hacer por separado e individual. No un Todo. No lo olvidemos. 
Gracias amigos a los que me han seguido siempre aunque no me comenten. Los que han creído en mí seriedad y originalidad. Sé quiénes han sido verdaderos amigos en este mundo virtual y es mutuo el aprecio. A vosotros pido un perdón por no estar en vuestros blogs, cuando lo deseo. A los que me habéis estimulado en este hacer poético, igualmente. Sois pocos los que en un mano cuento y han dado esa parte moral que he necesitado, desde que se me ocurrió llegar a un primer foro, hoy ya cerrado: "Ababolia". Uno de tantos foros de Letras de hace más de una década en que me iniciaba, donde hallé muy buenos amigos. Observadores de mi hacer original y auténtico. Los que me ayudaron a mejorar la forma de escribir sin pulir por entonces, porque salían vírgenes mis poemas. Aunque mejorables todos, lo han sido en el tiempo sin perder la forma o mi estilo. Gracias a un bendito puñado de vosotros pude entretenerme en esto.

Un abrazo a todos los que pasen por este lado, perdones lo malo. También me fallan los "seguidores" a causa del sistema, supongo, que ha borrado o muchos y no sé arreglar esas cosas. 
 "Ranita Azul"