SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

Tú, no sabías… y otras prosas


...
Si, tú, nunca has pensado en el tiempo descorrer el velo,  constatar remembranzas ajenas y consciente de un pasado que no es tuyo, pero todo se agolpa y recuerdas los mensajes subliminales que se dejaban caer del cuentagotas futurista, que sabía su papel pero que no debía pillarte de improviso.
Era, como milimétricos murmullos de palabras, comentarios sueltos, persistentes en los detalles bien visibles como si no fuesen con el personaje presuntamente afectado; situaciones extrañas aparentemente permitidas para necesidad del que las planificaba.
Aunque era actor aficionado se sabía su papel de memoria dejando caer  subliminales situaciones que condenarían sólo a una persona, por su comportamiento sin aclarar del todo las cosas; sabía perfectamente de qué hablaba y con el tiempo entenderías qué quiso decir entonces. Los métodos, el detalle preciso, el enfoque, la forma esporádica dejándolo suelto como en el aire y apenas si se censuraba, sabiéndolo insano, dañino e injusto… ¿Pero sería así tan cierto? ¿Por qué no iba al grano y lo decía claro, qué pretendía?

 Era como la puesta en escena de lo que se deseaba que comprobase o se viese a posta, constatando otros lo que se daba y afectaba a él, pero eso sí que se vieran como causas ajenas y responsables de aquél que estaba dejando el rastro de su actuación ante tu presencia, sin apenas indignarse; pero evitaba el escándalo aquél que realmente le convenía dejar para más adelante para completar su venganza, prefiriendo buscar el momento y estar al margen sin culpabilidad ninguna.  Intuyendo que así se tomaría el pasado como ahora  lo recuerdas y cuentas, cuando más adelante se hiciera presente y estallara en manos del aparente culpable. Era así la causa de los efectos que en el futuro responderían como se esperaba que así fuesen, pues estaban concienzudamente planificados por él y no podría fallar, obrando con subrepción; algo muy habilidoso de quien ha ganado en años experiencia.

Y a todo esto me pregunto y le pregunto al coautor: ¿Lo sabría quien parecía estar ajeno al resultado o era cómplice? ¿Lo sabrían observadores, terceros con más razones? Y, ¿lo intuiría la víctima real de la trama o era cómplice de esa realidad?
Realismo mágico, ensoñación, teatro de aficionado, pero se ha actuado para zafarse del problema, no del fichaje público que eso es lo que realmente ha alterado el resultado, porque hay más…, mucho más que está por saberse y hay que anular a la  verdadera víctima para que calle, haciéndole creer otra cosa, cuando  sabe tanto.

Tú, no sabías…
De los hechos que transforman la vida de esos otros que se enclavan en la tuya y la alteran por inesperados; la naturaleza del ser humano, su interior con el dios que se lleva dentro, su  anarquía diabólica en este hoy al que miras que  es lo que sí te estremece, lo que te pega una patada en las entrañas.  Y sé que tú no pensabas no buscabas este ahora que te inquieta aunque no te pertenezca,  ni está en ti modificar sus circunstancias, ni tan siquiera sufrir radicalmente sus desventajas adquiridas de otra forma de ser o pensar, tú no educaste así, las que no enseñaste con el ejemplo ajeno a tu moral y  disciplina.

Necesitas ser dura,  guardar tu sombra, no ceder…
 Te dijiste desde el mismo instante, por eso se notó el cambio en tu semblante, tu mirada y sobre todo tu amargura, habías cambiado, te mentían, te habían defraudado. 
¡Se dispara el tiempo injustamente, el de tu tranquilidad y esto no lo pudiste resistir y aunque no te mate, te dejan tocada! ¡No digas que no es así cuando rozan con dolor tu alma de charca y van más de tres veces, no consientas una más, salvo para que ser quien dé la patada! Has aprendido su juego y sabes qué se oculta. Cuando se sabe del patrocinio de los resultados que favorecen una parte más que  la otra, encubren intereses de las propias necesidades disfrazadas, favoreciendo siempre al más "pensador", al astuto, pero es injusto para el que cree que, ´´el que menos tiene que perder es el que se debe sacrificar, porque no tiene nada que arriesgar´´. ¿Menudo embuste cuando es la honra y la exposición del alma a un malhechor y…! –No, no lo digas, calla, ni lo nombres…- Pero es que así se  pretende hacer  creer para cubrir su retirada, aunque no lo deja ver a quien no se esperaba semejante situación  consentida y el resultado de ahora cuando se ve sin nada. Pero sabes que es astuto y  convencerá para dar soluciones. La tregua no ha servido de nada y volverá al cauce del río si este no se desborda antes y precisamente se cuida para que no lo haga.  ¡Qué infame condición humana, pero has  aprendido a conocer algo más el mundo! Claro que te duelen las entrañas y te entiendo.

 Y pensar que cuando “se tiene una ternera atada a una soga”… se ve alguien  sin lo uno y sin lo otro, es para lamentar su suerte. La sagacidad del ser humano está llena de falsedades para salvar su imagen, cuando construye valores a su favor que le defiendan y así se los hace entender al más pendejo;  no se entiende o no se quiere admitir que han jugado con las emociones desde siempre, pero incluso con las de otros ¡pero pretender utilizarte y jugar con las tuyas  allí no entrabas! ¿Lo entenderán alguna vez?

¡Y encima pretenden que por no  estar en su línea, por no favorecer su causa, por divulgar hechos contrarios a la razón y buenas costumbres, tienes que arrepentirte! Han ido dejando el rastro que sí has podido leer desde siempre entre líneas, gracias a la forma en que precisamente observas las cosas, por eso te iban contando ‘milongas’ para que no olvidases y te quedases  ‘con la música’ y ver si te podrían convencer como parte de lo injusto de los errores; pero ha sido también parte de tu reflexión y prudencia no decir nada, esperar el resultado sin fallarte la intuición y acertaste. Aún se preguntan cómo lo supiste. Entonces esa parte sí la sabías pero no el resto de lo que ahora es pacto favorecedor de un silencio, pero necesario con el que se quiere pasar página definitivamente, pero también se han adelantado a los resultados. Pero tampoco salieron los mismos como se pensaban y eso es lo que inquietó y confundió, por el desenlace de lo inesperado. Allí sí que  se les fue de las manos que hubiese más gente y…
¿Cómo es posible que el que se cree más digno se indigne y arremete contra el que sufre todas las consecuencias? ¿Y cómo se bañan en dignidad quienes acusan al más inocente y ajeno a todo lo que si les mancha y es insano?

Se deseaba lo que favorecía la  previa planificación de lo estudiado o pactado,  conseguido con sigilosa paciencia y astucia sin errores; y la idea dio su buen efecto en principio consiguiéndose en parte y no como se produjeron los hechos del final. Había serios testigos y pruebas; es allí donde por desgracia o no, entraron otras medidas liberadoras por presión.

Así que tú no te arrepientas de ver lo que no ven otros, porque has estado más iluminada para percibir claramente cuál era el afán de todo lo dicho y visto, lo que en realidad no ha gustado porque entraste en una segunda parte para corregir el error y su dañino juego se tendió como trampa de las emociones, por si osabas hacer algo en su contra y en justicia. Caías en el argumento, dejando ver lo que interesaba que se viera y se pensara para obviar años de aguante irresponsable, en esa realidad que para nada debe tocar la tuya,  y menos  para seguir su juego aunque sepas dolerte  por utilizar tu ingenuidad e ir a por ti con el consejo de intentar vencer tu férrea moral y resistencia espiritual, más que tu carácter, al fin de cuentas eres lo que eres y por  buenaza tocaron tu fibra sentimental para quitarse peso ante la situación, cambiando de táctica sobre la marcha, “les pillaron”. Se equivocaron porque no eres persona  que se deja chantajear, te infravaloraron. ¡Y te vinieron con moralinas!

 Sencillamente porque ante el ruido, dolor, máscaras de quita y pon, fachada,  tenían que luchar contra tu intuición visionaria con la que no se contaba, esa fuerza interior heredada que te comunica con otra dimensión por fe y que está fuera de su mundo, por eso viste claro cómo se desnudaba otra realidad porque aunque no estabas para saber, y sabes…Estabas para percibir.

Desde ese momento luchan por el silencio y desde lo que sabes por su misma causa, unidos. Tú sí viste claro y no es tu culpa, no sabían antes  cómo responderías y menos en la forma de ‘intuir’, no veían lo que mirabas más allá de las palabras y meno que eras voz y memoria hilando lo que han querido que oigas, lo que han deseado que veas, lo que han casi conseguido que calles, pero no lo que no han podido borrarte del tiempo de tus antepasados y que está en la luz de lo que recogen tus ojos.
¡Sabes lo esencial, porque eres la más fuerte y era necesario vencerte, haciéndote daño! Un día te lo agradecerán porque lo habrán entendido. Ahora sólo se protegen y no debes vencerte ante las estupideces del chantaje emocional. Su tiempo que no el tuyo, ya está recogido hace tiempo tienes la respuesta y la que han de darte o dar en su momento, espera.

Ya sé que lo vestiste de lujo, dolor y lágrimas en su momento con tu amplio universo poético, ¡pero son sólo palabras!,  pero no como ahora que ya saben lo que piensas y cómo lo encajas. Aunque lo necesitas para deshacerte de tensiones cambiar  ‘el disco duro’, pero no olvidar. Sé que seguirás observando y ya no se te escapará una, ni con tus  despistes porque de ellos aprendes también y aún habrá quien  tenga argumentos para culpar…  porque le resbala la salud de esos otros que no estuvieron esos años allí para ver cómo se formaba lo que habían auspiciado.  ¡Que ingenuidad del más débil y…!
¡Calla, mujer, calla!

Debes olvidar que no es tu vida, mujer, ¡alégrate que no lo sea pero eres sensible a lo que pasa a tu alrededor y te entiendo! Aunque sepas que sonríen cuando leen y se callan o aún tienen ganas de burlarse de lo que piensas… ¿Qué no te tumben! Aunque así sea otros saben… y tú misma,  que son y fueron 'el freno' para quien lleva ‘el guiñol’ de sus circunstancias al quedar lo evidente de tus sospechas ante una mente moralmente sana, lo que se ocultaba y descifraba lo que deseaban permaneciera intocable, como parte de su fracaso en esa trama, aunque bastante habilidosa en manos del experimentado y fue providencial y justo en su momento lo que pasó; lo que demostraba y se esperaba del gesto y la farsa con la máscara fuera del rostro. Lo raro es que  se tenga tanta capacidad de aguante, que sea "el pecado  cobarde´´...´´ y que el frío conozca al que va desnudo y los mosquitos a quien se arremanga..."

Quédate tranquila que ha llegado la primavera. No tiene más importancia que la que se dan así mismo las cosas que ya no tienen remedio, y dicen que: “el diablo propone y Dios dispone” y el telón dejo ver lo  que había... entre candilejas… La función fue larga y lo que duro duró para su tiempo.
...
Pero ahora te digo esto:
Lo bueno de ti es que lo sencillo lo haces convencional y lo difícil del ser, el dolor, se hace sublime y lo representas como partícula del átomo antes de que la memoria se agote por el camino, con sus realidades futuras del ahora razonadas, pero aunque sabes defenderte con la fe que alimenta al subconsciente, produces la abstracción estética e intuitiva, para servir a tu necesidad de seguir siendo en ese "desdoble metafísico", ¡tú misma!

No, no pensabas que esto sería así cuando aún el invierno no se reflejaba en las cimas de tu pequeña figura ,y los hilos de plata empezaban  a cubrir la frente y las sienes, era tu descanso sagrado; porque en ese mapa interior, geografía del pasado  que camina en el presente vas marcando estados del tiempo, huellas de vivencias que sólo se rememoran para el bien espiritual; cómo no  hacerlo si necesitas materializar las formas, ceñirte a la verdad aunque  dispongan otros de 'sus matices'. 

Se puede decir que hoy hallas en ellas la razón de un cambio por ser primavera,  y en todo hay olores, sabores y sonidos  que sólo la memoria despierta de nuevo materializándose en la voz de la lluvia, o en unos pasos al chocar la misma en la arboleda y en la rocalla que borda la orilla de las aguas.  
¡Oh, tiempo de tu 'eterno croo' con un fin,
que se atribula y sumerge
en una melodía absoluta de amor
o desconcierto, ámate! 
¡Déjale hacer a la sinrazón sus cosas,
ya se convencerá de su error y tú,
que sí sabes de qué va su mundo, vive!
...
¡Te lo digo así, 
constatando el bálsamo que necesitas,
que tú no buscabas pero sí pensabas 
donde el viento se vence cuando el cielo se posa
en cada rama de su orilla.
Cuando es del amor la queja
y de otra mano el adiós...
-¡Alégrate por lo que no será!
-¡Pero mantente digna en tu sitio!
Aunque todos  forjemos los sueños en la sangre, 
ellos  se disipan como el humo y no nos pertenecen;
sólo son nuestros mientras podemos moldearlos con las manos.
Pero son de otros sus resultados..., ¡mírales!
No, no son los tuyos... ¡Vive!

No llores por lo que no hiciste,
llora por lo que no se dijo a tiempo.
Llora sí, porque sabías del canto de la tierra
y de la ternura al alba,
aunque temías a su reflejo sobre el cristal de arena...
Sabías de los silencios derramándose,
de las respuestas en ti...y de su risa
en equilibrio con lo que te hacía feliz.
¡Tu cosmos!
-¿Porqué, brindaste el regocijo de tu dicha 
si no  supiste alejarte a tiempo de su cielo?
Por eso te despojaste de las alas para un bien
y demasiado pronto para otros vuelos de palabras,
¡mírate las manos si las entregaste abiertas!
¿Aprenderá el aire de tu asfixia?

Pues, mírate ahora, ahora...,
para saber  quiénes y qué somos en la tierra
si nos miden la vida con la lengua
o nos disparan palabras al pecho
cuando  interrogan.

Nos matan las voces que nos juzgan
cuando ellas llevan aún el fuego de la sangre joven,
y cuando no, quién sabe de su ausencia en la decencia
de lo enseñado y de lo mucho que has dado;
y qué sabemos lo que se callan, disfrazando su mentira. 
Tú, no sabías... -¡No has aprendido, convéncete!
Sigue jugando a no enterarte y no te despiertes de nuevo,
porque tú ya sabes del sueño de los justos.

No pensabas que estabas siempre lejos, 
lejos de todo,lejos de su entorno, de veleidades
y lo que podía dañarte o vencerte.
Ignorabas. 
Has aprendido a conocer a otros.
Pero han ido a por ti, porque eras columna
y eras distancia en todo, estabas como ahora
pero no eras de su mundo; sostenías, 
estabas atada,  pero eres siempre libre,
y sin embargo cerca, siempre cerca,
mujer, madre, tierra,
llena de ternura esperabas.
Y siendo ave en cada rama también eras sílaba salvada,
intuías el dolor ajeno en el suplicio de la corriente de unas lágrimas.
Después de todo, no te lamentes si tú, aún no sabes nada..., nada...
Pero sabes que es triste cuando el barro se enseña, 
grita señalando a los hijos de los hijos,
... -pero se va muriendo cuando la verdad la intuye tu alma.

Recuerda: No, sabes nada y menos, 
quien se calla y nos señala.
Es tiempo de enmudecer, olvidar,
abrazar de nuevo la belleza
la que abarca la mirada
al ´corazón de tu charca`.

Elisa
Marzo/2011

AMORES TARDÍOS
(El banco solitario)


Amores tardíos 
(Verso Libre y prosa poética) 

¿Sabes? Hoy he vuelto a sentarme en aquél banco... El sol coronaba el día, el sendero me esperaba en silencio con el gemir cobarde de mis noches, junto a la quejumbrosa alma de mis días. El banco estaba allí sobre ese lecho improvisado, al sol o bajo las estrellas. ¡Respiré mis años de sueños de intemperie cuando el banco desnudaba de dudas al besarnos! Me diste amor, gemiste palabras y la noche se dormía a nuestro lado.
 Cuando te recuerdo lloro la noche que se aleja... por no ser la misma del ayer y va amaneciendo llevándose su pañuelo negro con mis lágrimas. ¿Nunca te dije que hay estrofas doradas al sol, que me alimentan; que me bebo muchos pensamientos de sombras que dejaste? Quisieran todos descansar de ideas eternas, de sueños de mujer que aún duerme primaveras, trascendiendo en aromas otoñales; y en que la vida de cada cual hay un banco vacío esperando un transeúnte, un lugar que se duele del viento en tardes frías, como en llagas abiertas, como en la madera carcomida como la de sus muertos que lo ocuparon. ¡Ah!... tú no sabes de los ojos del llanto que más duelen, si no están acompañados! Este banco sólo espera que recoja mis pasos en el sendero de hojarasca, que me lleve el viento, que la noche nos abrace en su lecho de tierra para ver cómo los cuerpo se iluminan con nuestras almas. Añoré tu boca llena de la mía, por todos los sueños truncados bajo las estrellas. Y sé... que cuando duermo... te quedas a mi lado y lloras; me abrazas pero no te hallo, dejándome besos en la almohada. 
Hoy he vuelto. Se ha ahondado el silencio en los recuerdos sin otoños en los cuerpos, nadie espera la vuelta si se envejece, el viento se llevó nuestros deseos, nuestras almas de hojarasca dieron paso a la vida; hoy recojo mis ocres cuando el amor perdura sobre el banco, donde sólo de paso,  fuimos fugaces transeúntes. 


Elisa Lattke