SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

ORACIÓN DE "LAS DIECIOCHO BENDICIONES"


ORACIÓN DE "LAS DIECIOCHO BENDICIONES"
1.- AL DIOS DE NUESTROS PADRES
Bendito seas, Señor, Dios nuestro y Dios de nuestros padres,
Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob,
Dios de nuestro Señor Jesucristo.
Dios grande y fuerte,
Dios altísimo, que nos llenas de bondad.
Creaste todas las cosas y nos diste un redentor por amor,
rey compasivo, salvador y defensor.

Bendito seas Señor, Dios de tu pueblo.
Aleluya.
2.- AL DIOS TODOPODEROSO
Tú eres, Señor, eternamente poderoso,
y nos das la salvación en todo momento.
Tú haces descender el rocío,
alimentas a los seres vivos por amor
y resucitas a los muertos.
Por tu gran misericordia,
ampara a los que caen, cura a los enfermos,
liberta a los cautivos.
¿Quién como Tú, Señor todopoderoso?
¿Quién puede compararse a Ti?
Rey que haces morir y haces vivir,
que haces florecer la salvación;
Tú resucitas a los muertos.

Bendito seas, Señor,
Tú que haces resucitar a los muertos.
3.- PETICIÓN DE SANTIFICACIÓN
Tú eres santo y tu nombre es santo.
Y los santos te alaban cada día. Aleluya.

Bendito seas, Señor, Dios santo.
De corazón sincero, todos te bendecimos:
Bendita la gloria de Dios y el lugar donde Él habita.
El Señor reina eternamente,
tu Dios Sion, de edad en edad. Aleluya.
De edad en edad anunciaremos tu grandeza
y por toda la eternidad proclamaremos tu santidad
Tu alabanza, oh Dios nuestro, siempre estará en nuestra boca,
pues Tú eres Dios, rey grande y santo.

Bendito seas Señor, Dios Santo. Aleluya
4.- PETICIÓN DE CONOCIMIENTO
Por la gracia, Tú das al hombre el conocimiento
y enseñas al ser humano el discernimiento.
Danos, por tu gracia,
conocimiento, discernimiento e inteligencia.

Bendito seas Señor
que das por gracia el conocimiento.
5.- PETICIÓN DE ARREPENTIMIENTO
Haznos regresar, Padre Nuestro, a tu ley.
Recíbenos y haznos regresar a Ti
con profundo arrepentimiento.
Bendito seas Señor,
que te regocijas con nuestro arrepentimiento.
6.- PETICIÓN DE PERDÓN
Perdónanos, Señor, porque hemos pecado.
Danos la gracia que necesitamos,
porque Tú eres el que da la gracia y el que perdona.
Bendito seas Señor,
que das la gracia y multiplicas el perdón
Aleluya. Aleluya.
7.- DIOS LIBERTADOR
Socorre nuestra miseria y conduce nuestro combate;
líbranos sin demora por tu santo nombre,
porque Tú eres el libertador poderoso.

Bendito seas Señor, nuestro libertador poderoso.

8. PETICIÓN DE SANACIÓN
Cúranos, Señor, y seremos curados,
sálvanos y seremos salvados;
porque Tú eres la razón de nuestra alabanza.
Concédenos una curación total de nuestras heridas,
porque Tú eres el médico fiel y misericordioso.
Bendito seas Señor, que curas 
las enfermedades de tu pueblo santo.
9.- PETICIÓN POR LA PROVIDENCIA
Bendito seas Señor, Dios nuestro,
por el tiempo, por el alimento y por todos los bienes.
Sácianos con tu bondad
y bendice este año, al igual que los años de abundancia.
Bendito seas, Señor, que llenas los corazones
de alegría con tus bendiciones.
10. PETICIÓN POR EL REGRESO DE LOS EXILIADOS
Haz sonar tu gran trompeta
para nuestra liberación;
levanta el estandarte para reunir
a los exiliados de los pueblos.
Y reúnenos, Señor, de todos los lugares de la tierra junto a Ti.
Bendito seas Señor,
que reúnes a los dispersos de tu pueblo santo.
11.- PETICIÓN POR LA RESTAURACIÓN DE LOS CONSEJEROS
Restablece a los apóstoles, profetas, pastores,
evangelistas y doctores, como en los tiempos antiguos;
y danos consejeros como en el principio.
Líbranos de la aflicción, la tristeza,
la enfermedad, el hambre y la guerra
Reina, Señor, sobre nosotros con amor y misericordia
y justifícanos con tu amor.
Bendito seas Señor Dios de amor y de paz
12.- PETICIÓN POR LOS QUE HACEN EL MAL
Convierte a ti, Señor, a los calumniadores
y dales la esperanza de la salvación.
Que todos aquellos que hacen mal
sean tocados por tu misericordia.
Bendito seas Señor
que te agradan los humildes de corazón
y los que esperan en tu salvación. Aleluya.
13.- PETICIÓN POR LA IGLESIASobre los justos y piadosos,
sobre nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI,
sobre nuestros obispos y pastores,
y sobre cuántos nos conducen y alimentan en la fe y en el amor;
sobre los gobernantes
y cuantos tienen encomendado el gobierno de los pueblos;
sobre nosotros mismos,
haz descender tu misericordia y tu sabiduría.
Señor Dios nuestro,
da una justa recompensa
a aquellos que confían verdaderamente en tu nombre
y haznos tomar parte con ellos del reino de la vida.
Así no seremos confundidos por haber puesto
nuestra confianza en Ti
Bendito seas Señor,
protección y esperanza de los justos.


14.- PETICIÓN POR LA RECONSTRUCCIÓN DEL “TEMPLO”
Por tu misericordia, Señor, haznos caminar
hacia la Jerusalén celeste, la ciudad gloriosa.
Condúcenos hacia ella, donde nos preceden los apóstoles,
los mártires, los confesores,
las vírgenes y todos los santos y santas.
Bendito seas, Señor, en tu gloria eternamente.
Aleluya. Aleluya.
15.- GRACIAS POR EL SALVADOR
Tú, Padre Nuestro, resucitaste a Jesucristo,
como renuevo del tronco de David, tu siervo,
en cumplimiento de tu promesa.
Él es nuestra salvación.
Aleluya. Aleluya. Aleluya.
Bendito seas, Señor Jesucristo,
Tú eres nuestra salvación.
Aleluya. Aleluya.
16.- ESCÚCHANOS EN NUESTRA ORACIÓN
Escucha Señor nuestra oración,
manifiesta tu compasión
y tu misericordia para con nosotros.
Acepta nuestra oración
con misericordia y benevolencia,
porque eres un Dios que escucha las oraciones
y las preces de sus hijos.
No nos arrojes con las manos vacías
de tu trono, oh Rey Nuestro;
porque Tú escuchas con misericordia
las oraciones de tu pueblo amado.
Bendito seas, Señor, que escuchas nuestra oración.

17.- ACOGE EL CULTO DE TU PUEBLO
Recibe, Señor, Dios nuestro,
a tu pueblo en su oración.
Guárdanos en tu Espíritu de verdad y de paz.
Que nuestra oración te sea siempre agradable.
Permite a nuestros ojos ver continuamente
las maravillas de tu misericordia.
Bendito seas, Señor, que renuevas
tu presencia en nosotros.
Bendito y glorificado seas en cada momento
y por cada uno de nosotros.


18.- ACCIÓN DE GRACIAS
Te damos gracias, Señor,
porque vives eternamente.
De generación en generación, te damos gracias.
proclamamos tu alabanza
por nuestra vida que está en tus manos,
por los prodigios que operas
en nosotros y a través nuestro,
todos los días.
Y por tus maravillas y beneficios continuos:
por la tarde, por la mañana y al mediodía.
Dios bueno
tu misericordia es infinita.
Dios misericordioso
tus favores no se agotan
Desde siempre y por siempre,
nuestra esperanza está en Ti. 
Que Tú Nombre sea bendito y exaltado,
oh Rey Nuestro, ahora y por siempre.
Y que todos los seres vivos
te den gracias. Aleluya.
Y alaben verdaderamente tu nombre,
Dios nuestro salvador y nuestro protector. Aleluya. 
Bendito seas Señor, Santo es tu nombre
y es agradable glorificarte
ahora y por toda la eternidad. Aleluya.
LA BENDICIÓN DE LA PAZ
Derrama la paz, la bondad y la bendición;
la gracia, el amor y la misericordia,
sobre nosotros y sobre tu pueblo santo.
Bendícenos, Padre Nuestro,
volviendo hacia nosotros la luz de tu rostro;
porque por tu rostro resplandeciente
nos diste, Señor Dios nuestro,
la ley de la vida, el amor bondadoso y la justicia,
la bendición, la misericordia, la vida y la paz.
Porque es saludable a tus ojos
bendecir a tu pueblo,
en todo tiempo y a toda hora,
con la paz.
Bendito seas Señor,
que bendices a tu pueblo con la paz.
Amen. Aleluya. Aleluya.
Que el Señor nos bendiga y nos guarde.
Que el Señor ilumine su rostro sobre nosotros y nos sea propicio.
Que el Señor nos muestre su rostro y nos conceda la paz.