SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Tiempo de angustia

Foto: alattkeva-El viejo olmo (Bustarviejo-Madrid-09)

No me engañas tiempo sin señales,
pero me marchitas;
son incautas tus ráfagas que soplan
cuando sé de mí en este caminar en retirada.
Oh años coronados de presagios sin estrellas,
pisando hojas otoñales al crepúsculo,
sin su sonrisa en la mía, rechazándome.

Estoy más cerca del árbol y del ave;
de la nube que se va alejando sin fundirse en mi ser
y cada vez más lejos de quien fui.

Retírame de estos hastíos llenos de cansancios
de puertas cerradas de murallas infranqueables,
de palabras que levantan montañas,
de mi tiempo sin muerte,
 aunque lenta es la forma en que se mata.

Dónde, dónde, la sal que me dabas, dónde el sabor que se sentía,
dónde tus poemas y sus versos que besaba, ¿dónde?
¿Por qué ahora no se detiene su sabor en mi boca?
Oh cuando te siento en este cerrar de párpados,
en lo inconcluso del ayer, en mi interminable hoy,
aunque pulida en la prueba para un mañana.
(¿Qué me hiciste?... Sí sólo te he dado amor a cambio)

Cuando me llevas orlada de sueños hacia el alba...
¡Y qué son los sueños, qué son, dímelo, si eres tú el mío!
Díselo al ave y a la nube, díselo al árbol, a la sal de sus poemas.
¡Oh precipitado tiempo de mi angustia,
pero quién te quiere ya si no me besas nunca!

Elisa
Nov/2010

2 comentarios:

  1. Muy bonito, y sentido poema Ranita.
    Feliz semana
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A ti, Vero. Os tengo muy abandonados. Me ruborizo aún a mis años.

    Un abrazo. Se agradece la opinión sincera. También disfruta los días.

    Elisa

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es