SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

domingo, 19 de junio de 2011

Ella, también es femenina...

La voz en la palabra es clara,
siempre lo ha sido...

Se trata de descubrir su encanto, lo que subyuga en la expresión escrita o hablada, tal vez  deberíamos saber que hay que situarse en el estado emocional que  todo sentimiento proporciona, para sentir  como vibra cuando ella es el objeto y expresión de belleza.

La buscamos en el sonido de la voz de todos los seres, con aliento por  todos los deseos como respuesta, en la paz y la guerra, en libertad y sin ella, en el fuego de las pasiones y desde todos los tiempos ha sido siempre una lucha por la felicidad y fraternidad por el amor humano;  derramando su sangre o muriendo muda ante la injusticia.

Hubo alguna vez un lugar llamado así: Amor. Y aún sigue esperando nuestro regreso. En el hay canteros desbordados de rosas y violetas, se desparraman las risas de todas las flores por su jardín y los árboles ofrecen sus frutos. Allí lo cotidiano es amar cada día,  porque es la costumbre y en todas las miradas, hay aldabas cómplices de silencios... Pero hay unas reglas en su entrada que rezan una vieja máxima: "Lo que a ti mismo te contraría no lo hagas a tu prójimo; he aquí toda la Ley. El resto no son sino comentarios". (Talmud, libro santo de los judíos, aunque Kung Futse, Confucio también lo decía: "No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti."

¡Oh, fuente de luz...! ¡Iluminación! ¿Dónde está el estallido de tu fuego, manifestación del universo y nuestro cosmos interior, dónde?

¡Oh, rosa de jardín, la de vientos y desiertos!
Sempiterno recurso en poesía, movimiento y símbolo en el fluir de la palabra! Arena somos en el agua o en las yermas dunas de lo eterno, vocerío en el desierto de millones de necesidades y queremos ser como ella, una rosa en el lenguaje apiñado en pétalos de luz. Para ofrecer la flor de la palabra al mundo en diferentes colores y cultivos.


Imagen de Internet
Rosa del desierto (yeso)
Familia: Sulfato
Formula química: Ca (SO4)2 H2OProcedencia: El Sahara


Se aprende con la fuerza de la costumbre, a esperar lo que impone el tiempo, sobre la efímera existencia de los seres vivos. No quiero apartar de mí su vertiente, tampoco la lluvia y la imagen del amor que me regala una mirada. Su sonrisa sin palabras me lo dice todo. Tampoco  quiero apartar el cáliz que no voy a beber, porque no sería de mi memoria la voz del amor Único y eterno. La palabra siempre habla más de la cuenta, cuando razona la música de las estrellas y la suya, es la que más brilla y se escucha en el alma.


Elisa

6 comentarios:

  1. Hola Elisa...
    A mi la que más me gusta es la palabra escrita, en la hablada muchas veces es preferible guardar silencio.
    Besos, muy feliz semana que empieza

    ResponderEliminar
  2. la palabra puede ser puente y llegada y otras hasta puede desencadenar guerras fraticidas

    como decía mi tía Inés, por la boca muere el pez;)
    saber hacer silencios es saber desechar tormentos innecesarios

    besitos y feliz semana Elisa

    ResponderEliminar
  3. Depende, querida, no siempre el silencio indica sensatez, pero si nos pasamos hablando entonces es mejor callar; aunque escribir si es para hacer prosa o poesía resulta menos peligroso que diciendo cosas con buen intención o lo contrario, pues no siempre la interpretación es la que pudimos pensar que se daría. De todo se aprende . Gracias por tu visita. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Elisa:
    "Hay que situarse en el estado emocional que todo sentimiento proporciona"...Mi ranita lapislázuli, la palabra habla en el corazón, el amor es su fiel compañero. La palabra nos regala tantas imágenes en el alma, tanta sabiduría, tanta magia. Qué hermoso es sentir que cuando escribimos, estalla dentro de nosotros una luz tan intensa, que nos hace sentir que el verbo nace y renace en esa luz. La palabra se hace carne cuando la escribimos con amor, yo lo siento así...
    Observaba la rosa del desierto, meses atrás me traje dos del desierto de Atacama, son bellas conformaciones duras, perfectas, como si un escultor las hubiese diseñado...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Licha, es indudable que la moderación o el término medio es parte de la educación o la prudencia en todos los casos. Pero algunas veces hay palabras que aún siendo duras y pasadas de todo o, como advertencia están allí para algo y al buen entendedor...
    Creo que también sirven de freno en algunos casos y salvan vidas, es que vamos por delante protegiendo. ¡Ay, si te contara cuánto se puede hacer! Viene bien y a tiempo expresarse con un buen 'centrifugado verbal' , ¡y qué a gusto nos quedamos!

    Gracias por tu opinión y un beso.

    ResponderEliminar
  6. Como tú dices igualmente, son ellas cuerpo vivo, fluye en nosotros la emoción y la química construye desde la imaginación y la creación sirve al artista, como también ejercen de autoterapia.
    Dejo un viejo poema que habla de la palabra en otra forma mucho más de metida en la rima medida.

    ¡Ah, la rosa del desierto!, debe ser muy difícil conseguir una tan exacta a la de la imagen, la ingeniera naturaleza hace cosas bellísimas.

    Un beso y gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es