SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Visiones

De la oscura realidad hoy bebo
los colmos de ciertas incertidumbres.
Sordos son los vacíos de intenciones
lo triste del mundo, su sinrazón.
Lo bueno y lo malo, un resultado
que enmudece y especula con almas.

Hoy visto de caricias presumidas
orgullosas de ripios ensalzados
de mi verbo, temblando ante mi imagen
repasando ironías sutilmente
y encendiendo hogueras al sentimiento.
Mi tiempo siempre es intervalo largo
de reflexión en medio del murmullo.

Mis duendes me regalan margaritas
sembrando pensamientos adivinos.
La rana los esconde por los lotos.

De mis piedras, reclamo mis arenas;
de mi encierro, ideas que echo a volar.
-Dame acá esos tuyos tan callados
y te daré los frutos de mi acierto.
¿Sabes, tú?... Si eres humilde, ennobleces,
sientes expandir la mente de amor .
Él, no te llena de ideas, pero ellas
son suyas, su alimento, y nos halaga.
Sé qué ideas te incitan a dudar...
"Una rana azul", no es fácil hallarla.
¡Ah, y tampoco yo creo que existan
pero una vez amé bajo las aguas!

Basta una caminata por la orilla
para que el mar se acerque rendido
y en su inmensidad, único que besa.
¡Y de qué forma nos lame los pies
sometiendo su belleza y terror!
¡Es tan inmenso, da temor su abrazo!

-¡Dios, nos destruye para renovarse!-
¿Por qué no lo entendemos de una vez?
Recupera un regalo que nos da...
Nuestra oportunidad.
...
¡Ay, mi Alma, cómo te has acostumbrado!



A. Elisa Lattke V. -10

3 comentarios:

  1. "Mis duendes me regalan margaritas
    sembrando pensamientos adivinos.
    La rana los esconde por los lotos."

    Muy bello, Elisa. Merece destaque.

    Aplausos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. No sé si mi comentario siguió:

    "Mis duendes me regalan margaritas
    sembrando pensamientos adivinos.
    La rana los esconde por los lotos."

    Muy bello, Elisa. Merece destaque.

    Aplausos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Ah, ah..., Marién, estabas entre ellos y te hallo ahora, siempre hay duendes espiando los caminos de mi bosque y ranas transparentes en las pozas de los mismos, son mis doncellas, ellas visten a la rana cuando toma el espíritu de las estrellas y se convierte en humana, entonces luce sus gemas transparentes que va hallando en el camino, así el roce con la realidad no es peligroso.

    Un abrazo. ¡Y Gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es