SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

domingo, 9 de octubre de 2011

"Anhelos ahorcando metáforas": Ah... (Y otro poema)

Me propusieron un reto y acepté exponiendo a mis 'yoes'...


"Vengo a acompañar al balcón los sentidos 
rebelados del ego Ranita Azul. 
Ahora me voy a aplaudir desde abajo." 

*(Marién Dolde)


Ah...

¡Ah..., cuando la pasión nos toca
estremeciendo el interior de la vida,
¿se disimula el sentimiento?

¡Cómo eludir su gran misterio...
lo que provoca el desorden,
si hierve la carne
venciendo a ratos a la razón
rebelándose a los sentidos,
dejándonos llevar como posesos!

¡Ah..., cómo no dejar de sentir
que somos 'generadores',
guardianes de la existencia,
continuidad de otros mundos;
-castigo Luzbeliano-
y la hipérbole estrellándose en los versos!

¡Vamos, vate!
...No seas hipócrita,
deja que las pavesas de tus palabras
dejen de iluminarse en la luz
para que no se vean,
llévanos a la oscura fosa de tu mente
¡Desnúdate!
Allí donde el cuerpo se enseña
solitario y se estremece...
pues, no siempre
le haces el amor a las estrellas.

Me retiro a esa fosa inmunda
donde guardo mis secretos
para esperar redención,
pero si no fuese por el empuje
de mis pasiones,
los poemas no llevarían el sello de tantos anhelos,
que se ahorcan con metáforas.

¡Ah, maravilloso es el estallido de Dios
en todo dios y tiene estas consecuencias!

Elisa
Oct/2011

<<"En esta noche de domingo, 
el balcón se ve engalanado por un ego
 que aún no se había asomado: 
Don Anselmo, el otro yo del otro yo de Elisa, 
que nos trae en su voz viril y lírica, 
“versos para una hembra en celo”.>>

Título: Versos para una hembra en celo

Soy encarnadura de una llama
despertando lo prohibido del instinto...
Soy tu secreto a voces
y en la vigilia átomos,
circundando la verticalidad de una sonrisa.

Nada hay oculto en lo vetusto
del ser que te imagina y te desnuda;
sólo falta ver el descarado silencio
husmeando en la incógnita de tu verbo
y descifrar la ecuación de mi sexo.

Porque, si supiese como llamar a tu arrebato,
sería impronunciable en tu gemido.
Asomas sedienta y atrevida,
pero cobarde ante el empuje del deseo
Juegas de forma artificiosa con metáforas
e intuyes lo que esconde una entrega,
y, hecha de lo abstracto, huyes angustiada
dejando húmedas las palabras de tus versos;
a ellos los husmeo una y otra vez en lo amado de la vida
y tú, como hembra en celo,
buscas en ese más allá un anclaje perfecto,
mas te quedas en esas muertes pequeñas
que provocas con tus manos.


¡Y, éste que lo sabe...,
empuña tu deseado puñal
quedando vivo!



Aún las cosas del mundo
consiguen el culto de lo oculto
sacrificando la pasión y el deseo.
Por eso mis manos necesitan de las tuyas
cuando se enciende el mar al horizonte...

Y no sólo de ellas gozaría el resto que ya me pertenece,
porque perturba la tormenta en los ocasos
y... sube la marea con la luna...


Elisa en: "Don Anselmo"

2 comentarios:

  1. Querida Elisa:
    Algunas veces resulta crucificante desnudar las palabras en los versos, porque cada raciocinio es una espina que cercena el pensamiento...Ese llanto y secreta intimidad frente a la vida, la reservo oculta en una esquina de las metáforas. Y algunas veces cuando gritan tanto, cuando pisotean los sentidos y blasfeman mis sienes suelo exprimirlas en poemas, y descanso, descanso haciendo el amor con las estrellas.
    Un beso Ranita.

    ResponderEliminar
  2. La coherencia del poeta es la locura en grajeas que se toma y se llama metáfora, ella es así de remolona y repeinada, parece que no mata una mosca y es la niña bonita del verso. Al contrario de la anáfora que se afirma con su gaguear repetitivo haciendo de la retórica una figura necesaria, ésta, su hermana, hace todo lo contrario, se esconde entre renglones y disfruta haciendo sus fantasías y hasta da la sensación de estar diciendo verdades y mentiras al mismo tiempo, pero nos encanta indudablemente pero si la preguntásemos que , si hace el amor, ella se saldría con la suya y tendríamos que descubrirla en fraganti escondida en el dulzor de sus palabras libando la eternidad en los pezones de la Vía Láctea, ¡como si tal cosa y, encima, como la trajeron al mundo!

    Ay, Tati, que esto del escribir es enfermizo , más que hacer el amor a las estrellas! Jajajaja! Oye: ¿Cómo te las arreglas con tanta punta? ¡Jajajaj!
    Porque tal como escribes debe ser mágico.

    Mi abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es