SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

domingo, 28 de febrero de 2010

...seguro que te acuerdas


Hay ojos que abrigan incertidumbres… 

Y por sus serenos párpados la nostalgia agazapada juega con sus pupilas. Se han hecho acantilados en sus ojeras donde llora el único habitante del silencio: el dueño del amor y de su rosa. Y del temblor oculto a los ojos de quien ve, más allá de lo concebible en el latido que se aferra al pecho, que lo asila en un intento de mantenerse firme tras barrotes óseos de la cavidad torácica, donde amortigua el ruido del músculo castigador del pecho; umbral de horizontes y distancias, embate de la angustia, residuo de congojas y siervo del recuerdo.

¡Oh corazón endeudado con la vida! … Hecho de barro para una sustancia espiritual; cuando te extingues en el uso de tu fuerza, en la sinrazón de lo sentido, en el 'ya no me apresuro en el paso' porque me siento cada vez más cansado, entonces te apoyas en lo añorado, haces prolongar la agonía al servirme. Y las manos del tiempo, las temblorosas manos que siguen buscando, que ha perdido el sostén en otras, tienen el vacío de una eternidad en el sentimiento. Un beso pide su entrada al templo del pecho, para quedarse prendado del sonido que agita su interior, su única melodía que se llama 'Vida'. Refugio de mi espíritu y eco de dos palabras: 'Te amo'. 

Me encanta esta edad del misterio en la propuesta de hallar amor en una eternidad;  la referencia, lo remoto y  afectuoso, los colores aromados de los sueños, las voces mudas pero encantadas; la alucinante existencia que no repara en la grandeza que tienen las palabras, pero no puede suplir una caricia, una presencia, el tacto, la vida al conjugarse, la traviesa compañía del que sabe cómo hacerse sentir en un beso.
 Con la mirada amorosa de soslayo, llena de picardía. La que no espera más que una sonrisa asomada al borde de un peligroso acantilado, serenando al vacío, poniendo expectativas a la nostalgia, aquietando el paisaje del rostro que le mira, haciendo un esfuerzo por conservar su posición ante la tentación que funde...  y, convirtiéndolo también en una seria sonrisa benevolente y segura ante lo que recibe cada día. Robándole a la bruma su enigma para dejar el brillo aperlado entre unos labios, las dulces palabras que se esperan para calmar tanta sed real en el cauce seco de un río que tiende a desbordarse en la ribera de muchos pensamientos, inundando por fin el valle.

Mi memoria está llena de lo que imagino en la flor de mi júbilo. Del insecto que la busca en el verso flor, en el goce interior que se confía en se excede en un corazón que se desnuda, y es polen que se ofrece.
Tanto digo que parece que no lleno el inconmensurable vacío con el que no te conformas Alma, pero en el se hospedan mis átomos de energía divina que se protegen. Te contemplo en otoños, cansada, débil, con tristeza de invierno; te echo de menos en el aliento de mis suspiros sin una imagen real, pero me hace bien cuando de repite el mismo deseo.  

En mis manos hospedo  momentos, paseos por la urbe en tardes lluviosas con sabor a sal, silenciosa y a tu lado me hallo segura; por mi cerebro  transitan pensamientos de infinita verdad y veo que necesitas de mis brazos, orillas para sostenerte, para abrazarte a mí. Pero la roca de este muro donde el vacío no se llena, no me dirá nada, no dirá ya jamás que me quieres como antes, tienes miedo como yo… ¡nos lo dimos desconfiando por culpa del mundo! Pero sentirá como se estrellan palabras, agrietándolo y llenándose de todo lo que ahora le falta, hasta que rompa su dique que las contiene, inundará su valle. 

Termino diciéndote que son dichosos todos los pensamientos positivos, los que nos llenan de luz el alma y, la conciencia de quien sabe vencer con la ternura del amor la distancia. El espacio hermético, el recinto sagrado donde anida el pan de felicidad, que nos  alimenta diariamente acompañado de lágrimas. Y, allí prisionero de sueños, radica el triunfo del que sabe esperar amando y hace de la vida para su alma, un tabernáculo. 



Elisa en: “Don Anselmo”
Feb/10

2 comentarios:

  1. PARA QUIÉN AMA NO HAY SACRIFICIOS ALGUNO Y LAS LÁGRIMAS SON BIEN DEPOSITADAS.

    QUIÉN AMA TODO LO DA.

    QUIÉN AMA ES Y DA.

    QUIÉN AMA VIVE DEL AMOR.

    CUANDO HAY AMOR VERDADERO NO HAY NI TIEMPO NI ESPACIO, SOLO REINA EL AMOR EN TODO SU ESPLENDOR.

    *****

    Luego de un episodio nefasto explicado en

    www.walktohorizon.blogspot.com

    Retomo tla medio


    En otro orden te invito a pasar por mis blogs y retirar los regalos dejados allí como asi también a retirar el regalo especial dejado en la segunda gala en

    www.cosechadesentires.blogspot.com

    Te dejo un abrazo y mi paz
    Marycarmen

    www.panconsusurros.blogspot.com
    www.newartdeco.blogspot.com
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
    www,cueroposanoalmacalma.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa reflexión además de aleccionadora.
    Hombres de barro somos, desmoronándonos día a día con nuestro sistema de vida mundana.

    Como bien dices, "El amor" ese sentimiento que nos acerca a lo espiritual, lo expresamos (Cuando lo hacemos) con la boca pequeña.
    Te agradezco esta reflexión con mi deseo para que tú, yo y nosotros...
    encontremos nuestra felicidad y nuestro tabernáculo.-

    Un abrazo: Antonio (Anbairo)

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es