SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

jueves, 8 de julio de 2010

En un lugar de la nada






Hoy me hallo como un bochorno veraniego, ascua encendida en algún pecho.
 Se aposenta en mí la sed dormida, cuando atravieso las arenas de un desierto; un infinito litoral de sueños.
Aquí, a la orilla de mi mar imaginado, casi real, pienso en mi ligereza volandera, aleteos fantásticos o quizá nunca lo fueron porque no soy quien soy. Puede que ya no esté en el mundo, que todo esto ha pasado, que la energía que era, aún se lo figure y me crea que soy aún de la Vida cuando ya lo fui, o soy yo y no ella.

Es que puedo ser parte de otro sueño despejando pensamientos en cada 'vuelo mental'. Sólo memoria a merced del viento o de algún eco. Aún el cerebro necesita mucho estudio o puede que me estén estudiando el mío, para ver cómo responde... ¡que esa es otra y cómo saberlo! El término 'dios' es infinito en manos de 'sus hijos' que 'lo emulan'. Intermitente repetición de lo que aún vibra en el recuerdo, hasta que se borra del todo. Lo que hoy somos mañana no es. Lo que fue deja de ser, lo que escribo en este momento ya ha dejado de ser... ¿Y quién puede conocerme? ¡Nadie!... Pero olviden lo que cuento porque les arrancaré, seguro, una sonrisa. Es que la memoria guarda todo por eso me siento como un ave, porque hoy,quiero volar (¿o quieren que lo sea y vuele?) Eso sí, con poco peso del mundo encima, ligera en su vuelo fuera de su jaula habitual, digamos que ave migratoria. Fuera del mundo real de este planeta, un ave fabulosa como el Fénix, quizá con menos cerebro que la auténtica, pero habilidosa para resurgir del bochorno del verano y de otros no buscados...

Muevo mis alas de pensamientos con la libertad de creer que soy yo misma, no sujeta al ufano deseo de los de la Tierra. No me gusta ser dirigida por otros, que recomiendan cómo he de hacer mis cosas cuando soy responsable. Me doy cuenta que empiezan a tener temor,temor de que 'vuele' de verdad y me vaya del todo; y no les sirva más o les demos qué hacer a sus realidades; pero no sé si se olvidan de los que no pudimos alcanzar como ellos, por ser responsables, ya quisiéramos la décima parte de su dicha, la ayuda que comparten con otros, la libertad por no ser controlados o vigilados en su generación. Yo, pienso por mí, me invento sola.

¡Cómo no vaciarse al cenit de los propios pensamientos y quedarse tan a gusto! Es que lo disfruto. Les guste o no, lo seguiré haciendo tan elegantemente o dignamente, como lo exige la retórica, simplemente porque me gusta escribir y lo haré con elegancia. Por lo menos lo intento que ya es algo y siempre me lo he exigido dentro de mis limitaciones. Quiero aligerar el peso de mi barro, porque sólo quiero ser levedad en este ahora, como las plumas que pierden las aves viejas en 'las jaulas de oro'. Y, ni modos de escapar y volar bien peladas!
¿Escapar? No sé, hacia adónde se puede ir sin cuerpo o sin plumas (...), pero si sé que a muchas partes que se me antoje. Ya lo ven por mis escritos, puedo ser y hacer lo que quiera dentro de unas reglas, con el debido respeto, siendo buena gente; hasta puedo ser "una mosca muerta" en alguna sopa si me apetece, pero no suelo fastidiar la comida de nadie.

Se va siempre a golpe de latidos entre vientos o brisas, pero empujada por el deseo de escapar por los recovecos de la mente. Porque quiero o, para ser "libre pensadora" por momentos pero no experimentada en la práctica. Sentir el aire que me falta cuando me rodea la infinita melancolía, la sinrazón o la estupidez de lo básico, la sota el caballo y el rez y... "tiro porque me toca"...¡No se fastidie!. Me siendo realmente triste y no es depresión; porque sigo activa dando más que nunca de mí misma, si no fuese así otro gallo les hubiese cantado hace mucho, pues hasta eso les vale, que les cante un gallo y se les acaba la siesta.
Callamos muchas veces por necesidad o por educación, callamos porque estás 'fiambre'. ¡Ah, cada uno se defiende a su manera, por sí cuela la justificación; o lo que es peor, por si en el enredo se da por hecho que soy la equivocada... ¡Ja, no suelo estar equivoca pero me hago la pendeja para aguantar un rato más mientras pueda defenderme de la estupidez ajena, y hay quien opinaba cinco años después, "¡que me conocen porque me enrollo", no te jode suerte!

He visto la censura mirarme a la cara. Estaba segura de causarme un trastorno o inquietud. En algunas cosas se parece a "la censura franquista''. No, no es que le moleste todo lo que hago hago, "por mi tiempo 'creativo' -que no parece que así sea-, "sí lo sería si me remunerase pasta, por lo tanto no es útil, aunque sea entretenido". Y es que este tiempo incomprendido es parte del que no se pudo tener... ¿Quién explica si es la causa de lo que se critica? Es que, hacías tan poco o nada cuando no se pudo hacer más, que cuando ya no se puede, porque enfermas o te mueres enseguida, tienes menos tiempo, entonces deseas hacer aquello que te gusta y multiplicas el tiempo en mil cosas: pintas, dibujas, escribes, lees algo más, tocas algún instrumento, viajas, repasas aquello que se puede olvidar, caminas despacio mientras observas lo que otros no hacen y sus ojos o sentidos no ven ni sienten, "que es aburrido ocuparse de la reflexión abstrata"; ¡pues sí, en ello se entretiene la vida, se es feliz según nos lo montemos en la mente, pero activando los remos que falta les hace, sino, el corazón para que riegue de sangre el cerebro correctamente y, dejamos por completo de pensar con las neurona oxidada. También es bueno tener amistades. Quizá dén nuevas ideas para cuando aún no me vaya... 
(Oigan:  Mejor quemen todo esto que hago, aunque esté editado y registrado.)
Así no se entretienen en perder tiempo leyendo lo que no hice para ganar dinero. ¿Si yo no le doy importancia más que a mi... alma, qué valor tiene todo? Pues sé de quien escribe majaderias que ya se han multiplicado por el mundo y son frases hechas, dichos, aforismos, refranes, etc... Y todos a aplaudir como si fuese nuevo. ¡Caray, que la vida tiene comillas también y sobre todo la vida ajena de cada autor! El problema es que se lee poco, por eso sorprende más a quien escribe y se tiene cerca y lo lee... "¡Qué maravilla, chica/chico qué cosas dices!"

Voy siempre ansiosa pero feliz por los renglones de mi prosa, me descuelgo por los caminos de mis versos, en la certidumbre de saber lo que sé y no sé o cómo lo digo; disfruto corrigiendo cada día, por la sed misma de llenarme de algo que aprendo nuwvo, aunque sea "escribir por escribir para nada". Eso dice alguien que conozco. 2¡Eres tonta, para qué escribes que pierdes tiempo y no ganas nada!" Pero resulta, que quien lo dice, toma calmantes o antidepresivos, consulta al psiquiatra y tiene tics nerviosos. Lee tan poco que no lee los efectos secundarios de las recetas, si los leyera se curaría a la fuerza.

Y, aunque aún no consiga, saber todo en esta realidad de paso en la que estoy, transición de mi energía sometida a la materia efímera que se me ha dado, porque necesito saber cuándo he de dejar de ser y pertenecer al reposo del Único Hacedor. Eso en el caso de que no sea un sueño todo esto que les cuento, porque cualquiera sabe de qué va la vida, cuando la piensas como yo la intuyo. Vamos, que más de uno extraería la teoría y se hacía famoso escribiéndola. Es que todos tenemos una idea sobre la vida, claro que sí; pero todo depende de las experiencias vividas, de lo que observamos y es verdad y de lo que por arte de birlebirloque vemos, ¡que esa es otra! Y he visto tanto que se han vuelto otros locos con lo que cuento. Pero prefiero callarme pues no me gusta exprimir las ganas de enrollarme, aunque sea verdad lo que digo, Esas cosas pasan a mucha gente y siguen pisando tierra y, a veces barro si llueve.
¡Tal vez allí me lo piense mejor y por aquí ya no me vean el pelo, si me da por sacarle algún efecto positivo al cuento de nunca acabar!
No es que me haya ido tan mal, no, es que no me ha gustado por cómo se resuelve la vida, la mía individual acá a este lado del Universo, sobre todo cuando pasamos de los sesenta y les da a otros por saber qué hacemos, pensamos, maquinamos o sentimos.

En otros aspectos en esta sociedad  que vivo no me siento a gusto, porque hay demasiados problemas que nos dan los imbéciles, los que están limitados por el disparate de sentirse más que otros, por la idea de pertenecer a esto u lo otro que les hace-según ellos- "privilegiados, seguros de sí mismos, felices y sin problemas", porque creen que lo han hecho mejor que el resto; que por ser ellolo que son, se lo tienen merecidísimo. Será, pero no convierten las penas del mundo en alegrías. Lo que hacen es confundir a todos.

"Es que nunca se saben las cosas que hace todo dios, ni por qué unos tanto o tan bien y otros tan austeros o muy mal, porque para sobrevivir no supieron valorar lo poco que tenían o no administraron bien lo suyo por viciosos, gastando más de la cuenta, pero quizá tengan la culpa de ello, etc, etc.". Así se zafan de todo. Según ellos: "Dios hace las cosas del mundo en cuanto a la sociedad y su mala organización" -¡Me entero!- Claro, fácil echarle la culpa a quien no se le conoce (...) Pero tampoco Pilatos tiene justificación, pues conocía la vida de Jesús y lo que había hecho, pero el carajito no hizo nada por él. Permitió que se convirtiera en diversión.

...No, no me gustan estás disculpas o justificaciones que escucho a menudo en silencio. Triste asunto es el de su opinión, y aunque fuese así no se puede aseverar y generalizarlo. No es sensato. Dios, el Creador o quien haya sido el responsable de este hermosa realidad que es la Vida, como todo cuanto en ella hay y nos es útil, no tiene nada que ver en todo esto de acá del mundo y tal como se lo han organizado "sus hijos", desoyendo a 'sus enviados' o 'mensajeros', los que de vez en cuando aparecen por aquí y humildemente nos ofrecen soluciones, o traen unas pautas de conducta más claras o nos la recuerdan, ¡pero a todos se los cargan! Matan 'el mensajero'.... Por eso los más listos fundan nuevas iglesias, se montan su negocio y se vuelven predicadores, profetas, enviados del cielo, visionarios... "¡y qué sabe nadie...!"llevándose parte del rebaño rebelde o incrédulo a su lado, porque resultan pocas ovejitas negras que les planten cara, pero no hablo de las que llevan sotana, que pocas son humildes porque buscan ser purpuradas.

Y, esos otros que viven bien, porque para vivir a tope de su realidad estos ilusos, para estar al tanto de sus carencias con respeto a la moda, que les esclaviza a miles de detalles que les brinda el consumo, siendo los que de alguna forma contribuyen a cargarse también el planeta, fastidiando al resto por las exigencias y demandas, a las que les han acostumbrado o se acostumbran "por su estatus": pieles caras, materias primas que de forma salvaje se extraen del planeta por manos inocentes y salen baratas a quienes pagan cuatro perras gordas, no así a quienes dejan a sus hijos que pierdan la vida, por culpa de la mala organización de los gobiernos, que permiten la explotación de su territorio en manos de extranjeros desaprensivos. Aunque pongan la tecnología, siempre saldrán ganando los países ricos con los productos que escasean en "el tercer y cuarto mundo", cuya venta manufacturan y resulta cara a los propios dueños de esos productos: porque en bruto les es imposible consumirlos. Esto es lo paradójico, donde las sobras ajenas no son sobras en los países pobres, como el plástico de las botellas que tiran los turistas (y todos lo hacemos), sirve para hacerse unas chanclas con trapos como cordones para atarlas a los pies. A estos que andan tan orgullosos con sus zapatos de última moda les daría algo parecido, por si se les cura tanta vanidad o enseñan los juanetes. Recuerdo que, una amiga poetisa tuvo un grave problema en un Foro de poesía, donde todos creemos que la gente que participa es sensible, comprensiva, humana, y sobre todo razona y piensa lo que puede opinar ante un poema con esta imagen. Pues esta poetisa chilena por cierto, una bella persona que demuestra su gran humanidad en sus poemas sociales, se enfrentó a la intemperancia inusual de otra, que no entendía el por que decía que "la poesía era una mierda" viendo esta imagen... ¡Cómo va haber belleza en una imagen así, cómo puede haber poesía en ella, pero la hay si hay denuncia, allí vamos; quizá en el fondo del alma que llevaba o lleva este calzad se halle poesía, pero la otra no la veía y de esto estoy segura; pero no en la necesidad de ponerse algo así porque no hay otra cosa, para evitar las injusticias de un terreno o un suelo! Puede haber humor ¿Pero quién puede hacer tal cosa ante esta imagen? Por defender su postura mal interpretada, aunque era bien claro su poema, me gané el desprecio por defender a mi amiga. De ello no me arrepiento y lo volvería hacer.




*Gracias al dueño de la imagen por prestármela.

Siempre supe de mi espacio vital, nací en medio de los montes de América del sur, cumpliendo la misión encomendada, educada por una familia austera, culta y campesina por tradición, que sabía "sobrevivir" del trabajo propio y de lo que daba generosamente la tierra, como de la buena administración de sus recursos, sin dañar el medio ambiente. Los alimentos eran bendecidos y sagrados, no existía la gula ni los excesos, no se tiraba nada a la basura y era aprovechado por los animales domésticos y de carga. Fui de ese mundo y de otro que sólo mi entendimiento temprano cultivaba, para el disfrute interior.
Educada entre religiones y tendencias culturales, que de alguna manera me hay ayudado a tener mi propia visión personal, agradeciendo a los míos por esa fusión casual y aporte tan importante a mi vida y nuevas generaciones. Algo que sé que ha sido mal entendido y poco valorado por falta de conocimiento en otros e incluso criticado, porque, a ver: ¿quién se cree mis historias reales? Pues no, porque son rollos y punto. Lo he sufrido siempre y estoy viva de milagro, porque para quitarse a alguien de en medio, me decía mi abuela muy sonriente y echando su bocanada de humo, antes de hablar: "mijita, no sufra si la molestan, porque para ser bien malo con el que nos hace daño, hay que matar y comer del muerto, y como eso no podemos hacer, porque indigesta, Ud., se me calma y no le dé importancia a la estupidez"..."Además, hay dos tipos de duendes, los de la inspiración y los otros, esos que vemos de madrugada acudir al fogón para calentarse y nos sonríen, o los llorones  que siempre se recuerdan de Dios cuando los echó del Paraíso Terrenal, ésos son peores, porque todo el día se quejan, ¡y no los aguanta ni las almas en pena!"... "Ud., créame, no se case con un duende llorón, que le hará la vida imposible aunque la quiera mucho, su llanto tiene más valor que el suyo!"
...
Siempre he pensado que no me siento a gusto en este mundo tan convencional o exigente. En algunos aspectos que marca la sociedad. Y lo sé cuando me enfrento a el saliendo de 'mi tiesto', porque mi naturalidad y mi forma de ver las cosas, se escapa de las normas habituales en el mismo, de las hipocresías que lo construyen para cogerlo todo con broche de plata u oro, pero al final está cogido con alfileres oxidados o grapado provisionalmente por sus dobladillos. No se entienden siempre las mentes. Aún no saben de mis heridas sagradas o de mi hermetismo náufrago, de esta orilla del alba a donde vivo por convicción; del tinte caprichoso de mis plumas pero humildemente lo doy a cada rato. Del insomnio de un tiempo necesario despertado por el dolor de reconocer... que soy bastante rara, pero me integro muy bien en esa realidad de "perfección disparatada"....

Conocí de un beso enamorado un retazo de luz; y el peso de la cruz en otros hombros que me precedieron, pero se sentían orgullosos de ello a pesar de tanto desgarro y jirón interior. Supe lo que mejora el canto del crepúsculo en un poema real cuando miras un paisaje, y volví a ser viaje tejedor de sueños.
Hoy vuelo a ras del oleaje en que se mecen mis ideas. Voy por los caminos del agua, levanto su espuma de ensueños y, en el cavilar silencioso de una nostalgia, que le sobró a una tarde plañidera, soy ese contumaz clamor de la añoranza en la agüera de algún valle con 'mi croo'; en la hondonada entre montañas o en la lagunas de algún terreno inundado, soy la "rana azul", que me identifica con el resto de la naturaleza, el reino vegetal;  y mis caminos se hacen de minerales y runas. Llevo la humareda de un soplo hechicero sobre mi cabeza y mi frente, hecho en una rústica y salvaje ceremonia en medio de la selva con la luna llena; unos cuantos soplos de rústico tabaco elaborado con las manos diestras de mis mayores, soplado sobre mis cabellos de niña y sobre mi cuerpo, acompañado de buches de aguardiente y de saumerio de hierbas medicinales;  pulverizados desde la boca del anciano chamán sobre mi pequeño cuerpo desnudo, encima de una piedra y en mitad del río mientras mi abuela,  'mi maga', me sostenía, "para que nada le ocurriese a la niña y El Creador de los mundos lo tuviese en cuenta"...¡Bendita ceremonia! ¡Cómo voy a olvidar algo así cuando enfermo o no me siento bien! No, no puedo olvidarme de las ninfas de los bosques, de las Hadas de mi Sur , ni de mis duendes amigos! Los corales bendecidos por las manos agrietadas de éste viejo amigo de mi familia (que en p.d) los conservo; los llevé encima hasta cuando me lo dijo. Era él un chamán apreciado, un zahorí que enseñara a los míos a buscar agua para servirnos de ella en el hogar, dando bendiciones a la "Pacha Mama" por ello, a cambio de hojas de coca y algunas aves de corral, aprendimos de los espíritus buenos que abundan en la Naturaleza.  Conservo esos "corales rojo y negro para evitar otros males" y "las siete piedras sagradas halladas en el fondo del río, donde la fuerza de las cascadas lavan y purifican las lajas, puliéndolas". Fui entregada a los Espíritus buenos de los montes, a los duendes que los cuidan, a las Ninfas de sus aguas a las estrellas que presenciaban la ceremonia y a la luna que repartía su alegría llena de luminosos rayos. Todo se hizo en nombre de "Aquél que lo sabe todo". ¡Cómo olvidar todo ese ayer, cómo olvidar tanta belleza tan sencilla y hermosa realidad que se quedó plasmada en la mente de mi infancia! (¡Qué lástima no tener esas estupendas cámaras digitales de ahora!)

¡Oye, Dios! Estoy intentando saber más cosas del alma, la mía... -¡Como tú lo dispones así, una no sabe cuándo debe hacer el equipaje para la vuelta... Y ha cantado el primer pájaros en el cielo mientras volaba!- Por eso me mantengo con un pensamiento de amor puesto por encima de mis hombros, pero es demasiado transparente ¡aunque ya lo creo que cubre bastante en otros aspectos... ¡Para eso me lo diste! ¡No extrañaré mis cómodas zapatillas como humana, porque siempre ando descalza por mi casa; pues perdí la costumbre de ir descalza por la tierra, salvo en algunas ocasiones cuando sé que no voy hacerme daño... ¡Pero mis alas las dejo dentro de la jaula del mundo, las que me dejé en tu cielo son las de gala!
Pronto podré andar un poco con los besos del mar en mis pies,te daré las gracias por ello. ¡Me sabrá a poco sentir la inmensidad que me habla...!

Sé que para volver debo convertirme en niña, que las puertas del cielo no son tan amplias, porque tú has hecho que las cosas sean a tu manera, aunque se empeñen los hombres en hacerlas a a sus ideas, dominando la fuerza de tu energía de muy mala manera, sin bendecir los resultados; porque no son para el bien del mundo. Por eso nos cuesta todo un poco más de la cuenta dejando la 'luz encendida' para evitar no tropezar tanto en la misma piedra..., para otras generaciones sepan apagarla a tiempo y evitar su rápido consumo, si aprenden a pensar para no andar buscándola.  Hasta la paciencia no se libra de nuestro esfuerzo por mantenerse templada la realidad, ante los males del mundo. Porque, si no es así nos hundiríamos en este barrizal de polvareda humana que es en lo que hemos convertido el planeta, tu casa de huéspedes, con tanta lágrima que cae por culpa de los propios hermanos. Quizá esto necesitemos para comprender algún día de qué estás hecho mi Señor.

Sé que para poder entrar a tu reino debo escurrirme por la cerradura del tiempo. Además, aún estoy dentro de tu idea y sé que debo estar atenta al lugar más débil, por donde he de escapar nuevamente,  al deshacerme el fuego... Aquí donde me tienes, dormita el proyecto de otra nueva vida muy diferente a la anterior. Es tuya mi energía... ¡Loado sea la forma de servir al mundo si es bueno para el mismo!

También, he trenzado sentimientos en la cabeza de una diosa marina, le he dejado estrellas en el cabello; le he regalado una balsa de poemas, para que no se olvide de sembrar rosas de coral en el fondo del mar. Soy feliz en la experiencia de sentir esta sed que llena mis horas, pero debilita mi cuerpo y tú lo sabes... El agua de su mar no calma, si no estoy dentro, pero sí produce mucha más sed. Debes saber que ya se quejado mi disfraz temporal, del que se viste y cubre mi alma, que me llevo un ocaso entre mis ojos donde el sol me brindó dos de sus celajes ambarinos, ¡los más bellos que he visto nunca iluminados, los que nunca podré olvidar!

También sé que la redención es una promesa que me permite 'navegar' por el mundo como partícula de polvo. Y sé que de mi esperanza florecen versos cuando brotan más poemas, que transforman mi vida, haciendo del 'encierro' un remanso interior.
Hoy supe que hay muchos de mis poemas que han dado infinitas emociones en pensamientos de amor. Te lo agradezco, es un premio saber que algo mágico desprenden.

También supe del sufrimiento ajeno, el que también me pertenece y es mío. Porque así se dispuso cuando me pusiste en su camino. He entrado de nuevo en el abismo sin poder evitarlo. Mis manos has abierto para enseñarme la pequeñez de mis realidades, frente a otras desgracias; también mi alma se ha recogido en un lugar de la nada, en ese lugar de tu umbral donde sólo saben las almas a quien esperan, con su escudilla en la mano, para que sepa consolarlas con mi óbolo de amor. He aprendido a callarme y llorar antes que rebelarme por lo que me pasa y es injusto. Me han dicho palabras muy hermosas. Así que a aquellos que me aman, procura que sea menor su dolor físico y moral, que todo vuelva a la normalidad de lo cotidiano y soportable, pudiendo valorarse en un cambio positivo. No, no me des más, ya tengo bastante y me las arreglo. Será tu voluntad pero nunca una imposición o exigencia mía.

También allí, en la esquina de mi cita contigo, he chocado con una esperanza que iba de paso, ciega de llorar no me ha visto. Con su dolor a cuestas, me buscaba porque sabe que eres mi amigo. Las dos nos hemos mirado entre la niebla del llanto de algún camino; necesitábamos abrazarnos. Se quejaba de la injusticia, del desengaño que causan algunos seres humanos, se quejaba de sí misma por equivocarse, por ser tan confiada... (También yo la hice daño a la esperanza, pero eso ya lo sabíamos los tres, ¡qué manera de probarnos, Señor!) Se quejaba de sus debilidades y se dolía de su situación que no mejora. Vi en dos casos, cómo el futuro cae pesado sobre la vida, ¡y yo, sólo tenía unos brazos de amor para cubrir a la pobre!

¿Sabes? Es triste el batallar por este lado del Universo. Me cansa Señor y quiero tornar de nuevo algún respiro en el invisible éter. Es que nunca sabemos de que forma nos roban el tiempo, el que guardamos por el mundo para estar tranquilos al envejecer, ¡no es justo! Y cómo este tiempo de temores nos lo roban otros seres básicos, les transforma las mentes limitadas para el mal en seres miserables y ladinos, que no saben de su alma y sí de sus intereses mundanos. Hoy he visto el pálido rostro del que sufre ajeno a la euforia de la felicidad y me he preguntado: ¿por qué ese estado de otros seres es tan  miserable y ciego, traidor, maligno desde la cuna, ¿quién les educa así para ser tan egoístas e infames como oportunistas? Y otros, inconstantes, tornadizos o falsos, pero a propósito para ver qué consiguen de los ilusos o ingenuos. Pero sé que necesitan aprender y eso es muy triste, porque se les duplicará el dolor por el mundo.

Cuando compruebo todo esto soy el croo de la rana, el trino migratorio de un canto, la ternura en la mujer que habito, el consuelo del varón consciente que entiende la dualidad de la vida, la hoja caduca que mira con tristeza a sus verdes hermanas, que aún permanecen en el verano de sus vidas... Puedo ser el escorpión que pierde su aguijón en algún hipócrita que se merezca un dolor y, hasta una mosca aplastada, porque no siempre se vuela a tiempo para que alguien te pueda dar... ¡Es que no soy nada cuando todos piensan en su cuerpo y no se preocupan por salvar su energía que es tuya, están convencidos que les durará siempre sin ningún cambio. Sin ella, sin su reserva,  vendrán con menos posibilidades de aguante y a su vuelta del mundo, repetirán. ¡Qué desperdicio!

Te repito: ¡No me gusta este lugar, ya no lo necesito, no me motiva más que la belleza que sólo te pertenece! La que siempre he intentado utilizar con amor y respeto. Dime Señor: ¿vuelve a salir el sol mañana para mí? Porque sabremos más de la vida pero seguiremos necesitándote de ti, con la misma sed que cuando llegamos y qué ganas de caminar teníamos y ser 'libres', cuando pasamos de unas manos a otras, tanto como con los pensamientos.
...

En este viaje tejedor, me adentro de nuevo en la jaula real de esta existencia, para ser lo que soy, un cuerpo más que oculta lo mejor de lo que te pertenece. Aún doliéndome soy consciente de ello; porque soy sólo un huésped más que va siempre de paso, un ave que gorjea a su manera y hasta un canto triste la mayor de las veces; otras, se hace atrevido regalando palabras de amor, alegres emociones para que otros sueñen. Hay llantos que aún salpican de lágrimas mis poemas, ¡aún creo que no soy yo la que los escribo, nunca me lo parece! ... Y allí, la luna en las charcas de mis noches se refleja yerma, conmovida o triste, agitada por su propio llanto de débil luminaria necesitada de ternura. Es como una lámpara de agua deshojando corolas de ilusiones, ¡un bendito trastorno para mi vértigo!

Padre, gracias por enseñarme cada día una nueva lección, aunque me tenga que consolar abrazándome a ella, a la pobre esperanza ilusionada cuando pasa llorando... ¡Sabemos que nos necesitamos!


A. Elisa Lattke Valencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es