SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

viernes, 22 de octubre de 2010

Calle cerrada




Ayer estaba a tu lado,
 hoy es posible que aún esté
pero mañana seré del olvido.
-Estaré conmigo-
Y el temor, tu temor, se alejará del mundo.
Pero mientras sepa quien soy florecerá una rosa.
...
La vida de cada cual puede ser un cosmos fecundo,
pero lleno de temores.
Una calle cerrada.
Teme a un parasitar astuto, libre y desocupado.
Porque ella es única y un pagaré impagable.
Un cambio de sentido en sitio prohibido...
Amor enquistado, dolor supurando llantos.

La vida de cada cual puede medir la ausencia del alma,
el hábito de su espíritu donde apresa sus adentros, 
gestionando cada sentimiento.

Meditando y reciclando la energía para intentar seguir.
A veces muere en la costumbre de mirar vacíos
pero no en el alma que se llena, agradece y siente;
pero se prolonga sólo por fuera
para hacerse visible sólo en la sonrisa.


La vida de cada cual puede ser sólo un sueño
del que no se desea despertar,
pero se intenta permanecer vivo;
que otros piensen que estás.
¡Sólo un verbo se conjuga!

Ayer he visto uno de mis pensamientos en un río
y las hojas de un viejo castaño me regalaron sus ocres de hojarasca.
Recogí del suelo dos semillas de su fruto entre las hojas secas,
pero no sé cómo sembrar su futuro
cuando crecen margaritas en el camino.

La vida de cada cual puede ser un proyecto
equivocado que sabe que fue de un sueño,
pero no sabe qué más ofrecer mientras se aleja...
No era el propio.
¡Se ha entregado todo!

Elisa
Bern, Oct/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es