SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

domingo, 12 de junio de 2011

Orillas

Me debo a mí en un tramo del camino...
Ahora que llueven palabras empapando la vida
y se retorció el crepúsculo como un gusano herido.



Más allá de donde estoy creo en una mirada en la mía
y en un vuelo de grullas o gaviotas;
más allá del ámbar aterciopelado hay sonidos, 
tonos musicales que soplan desde el valle;
más allá de mí se pierde un gemir de llantos
y lloran entristecidos los castaños.

No veo el lucero del alba sobre el agua...
Pero siento que la barca se mece más de la cuenta.
Los temporales aniquilan
y somos nada ante la fuerza del mundo y de los hombres,
una lucha desigual que no es como la del universo.

En el fondo de mí se reúnen mis pensamientos
y ellos se difrazan de alegría para seducir temores,
entonces pienso en tus cabellos, 
su tacto, el beso de la tarde, la lluvia y el sueño,
el músculo que palpita con la caricia...,
la taza de café y el sabor a pastel de chocolate.
Hay un tiempo despistado que se trae en el calzado 
que si contara todo, sería del paso de la tristeza.
Me digo muchas veces que esto de escribir
es como si fuese de sangre discurriendo por las venas,
intentando buscar una fisura para derramarse,
vaciándonos de una vez para calmarnos definitivamente.

Vivir en las orillas es un poco como perderse el alma
buscando sentimientos al otro lado
y, al hallarlos, nunca vuelven enteros
quedándose donde siempre lo deseaban.
Me pregunto si la vida florece por otoño.
¡Y para qué mi viejo corazón que se contenta sin lucha,
si no sube a despertar la congoja que ha rodeado a los castaños! 


Elisa en: "Don Anselmo"

2 comentarios:

  1. desde mi orilla decido hacia donde ir, o quedarme a mirar como los destinos confluyen
    a veces las orillas son efímeras pesadillas que uno las agranda en demasía

    besitos y buen inicio de semana Elisa querida
    un poema reflexivo y siempre vigente para quienes bucean hacia el adentro

    ResponderEliminar
  2. Si en la orilla de otra alma
    decido quedarme un día
    es mejor que no me vuelva
    por si pierdo ya la mía. ;-)

    Gracias Estaba muy seria, Licha, demasiado pensativa, ya va siendo hora de que ' mi rana' me salga al quite, es el espíritu de humor y a ella le regalé otra parte de mí que ya no tengo para que me la guarde... La mejor.

    Hay quien se orilla
    y es pesadilla;
    y hay quien al lado
    nos da un bocado. ;-)

    Besoooosss

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es