SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

sábado, 4 de mayo de 2013

Estrapalucio en tres actos

He comprendido todo y eso me alegra.

Mi ingeniosa realidad puede abstraerse con la crítica
y poner un sol de complacencia al extravío de las sombras,
porque aún no conozco la histeria de las hormigas.
(alattkeva)

Dibujo: alattkeva

¡Ah, Señor!, dime si estoy viva
en la pecera con mis frágiles motivos,
con las algas de plástico que me rodean y su arena artificial,
con el alimento de las cosas pequeñas
que siempre serán las más grandes;
esas migas que algunos se atreven a dejar  por las mesas
mientras miran los gatos curiosos los pececillos de plástico
y cómo los descifra en el gaznate.
Ya sé que se me rompió el alma
y que todo esto es como un estrapalucio,
-¡Sí, lo dije yo, como lo oyes: *ESTRAPALUCIO!-.
de una historia cualquiera en mi presente.
La vida y sus sueños,
los recuerdos y la memoria
lo que yace resquebrajado,
o en desorden, desperdigado
y dejado atrás sin poder volver.

II

¡Dime que estaba fuera del proyecto!
No, no te lo pregunto a ti, sino a Él.
¿Cómo dejar de ser "les homes" y "les femmes"?
Aferrarse a las cosas mundanas convencidos de nada
apoderarse de lo efímero y creer en la ilusión
a través de millones de situaciones imposibles;
pero sé del milagro y estuve allí, allí mismo...
¡Te miraba!
Los antojos no pueden ser oasis
en medio de tanta nada.

III

Voraces son los pensamientos
que nos llevan a todas partes
menos donde se quiere.
Este bien es el mal que enciende la vida
por lo mismo que se apaga.
Pero hay quien lee esta miserable 'trilogía' 
especula, critica o se figura que el título, por cómo lo digo 
y en qué momento lo expreso,
es que se trata de palabras rebuscadas
y rimbombantes para llamar la atención.
Es el viejo castellano de mi tierra
y me dejo llevar por mis recuerdos.

Será mejor depositar el desove verbal de pez muerto
en la pecera y punto. ¡Que busque otra cosa el gato!
Mientras, la vida trasciende en quien sí la sabe
y que siga la astucia observando al pez dentro de su nada.
-Ya no tengo mucho por perder-
Pero mi dignidad es originalidad.
No se muere en el desove sobre la arena artificial 
es que muere de hartura creyéndose una ballena.
y ellas guardan memoria y son más nobles.
Seguiré permitiéndome versos de plástico,
 arena artificial, palabras de viento en un mar de lágrimas
mientras el gato verde lo vea como un bocado
también es cierto que vive muerto de hambre.
¿Pero quién le regala el desove al pez de plástico?
¡Yo, también escribo y no convoco a nadie,
pero sé del espacio que ocupa mi universo!
Debe ser que el gato me espera a mí
y sobrevive de sueños.


alattkeva

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es