SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

sábado, 4 de mayo de 2013

Un pulso al invierno - (Latidos repartidos)

Ni dividida ni seca,
sólo confiscada en la morada del alma
entre el cardumen de sus aguas
y la ardentía de mis adentros.
Si hay un latido repartido
va mejor conmigo
y con su sentido práctico.
Porque me aseguro la soledad
y no la ceremonia en la tribu de cada día.
Mi interior no está cerrado
porque siento la voz de mis raíces
golpe de aldaba... expedita...
No hay puerta secreta o sellada
porque está mi imaginación
en un cantero de violetas
y vengo de ahí cada día.
¿Acaso me ofrecen más para cambiar mi vida interior?
Nada me ha hecho sentir mejor
que lo que ha llenado mi vida en dos etapas, niñez y vejez;
el resto es de un compromiso de la vida,
un deber impuesto por otro deber... Renacer.
¿Qué me llevo de la etapa responsable?
Las obras bien hechas y la sonrisa de mis hijos,
la de quien quiso caminar junto a mí y la belleza de este mundo.
¿Qué me falta por cumplir?
Todo y nada. 
No tuve ambiciones nunca
no luché por nada,
acepte la vida porque ya me habían contado sobre ella... 
Mi secreto es vivir con un latido repartido
pero mejor conmigo; sirviendo al cerebro
con sentido práctico y dejar a alguna neurona loca
jugar decente un poco más con la Vida.
Me he hartado de la ceremonia en la tribu humana de cada día.
Consigo mi armonía en el fluir de un sueño
para perderme en sus instantes porque es mío
y, buscando a la luna, se entretienen mis ojos en su cielo
desde el vértigo del agua.
Me aseguro la soledad acostumbrada
con su nota olvidada en un pentagrama ajeno,
la piedra recogida en la playa
o alguna flor seca entre un libro de poemas.
¿Quién me regala más sensibilidad
o, quién me juzga no entiende ni sabe de mis adentros,
cree que mi llanto sirve a la materia y la ambiciona.
Importa el detalle no lo que te dejas.
Aún llevo en el bolsillo del alma esas cosas de las que no se hablan
y que recojo de las mesas de los sabios, 
migas que echo a los pájaros enamorados.
Ellos nunca temen al Amor.
¡Venga, Vida, no te quejes en el hueso, 
cada día me sorprendes más dando coba a mi realidad
te echaré un nuevo pulso en otro invierno! 


Autora: Una rana más, pero Azul.
(alv).
Ah, soy feliz escuchando esta música...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es