SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

jueves, 15 de agosto de 2013

Y por qué no pensar




...

Y por qué no pensar
que volamos de alguna forma,  conociéndonos,
que sin estar solos descubrimos horizontes y otras ramas
hasta hallar el nido que buscábamos ...
¿Y qué aprendemos?
Por qué llorar por lo que no pudo ser y así planificamos,
¡y fuimos del proyecto u olvido por ser almas!

Servidores de todo dios como del Dios Hacedor que nos sostiene
en el frágil cuerpo amigo en despedidas.
El conocedor servil de tantos sueños rotos que lo marcan,
el que vamos entregando y no se nos repite,
el que se nos cae a pedazos y envejece,
el que sabe de penas y alegrías
y nos surte de afectos e ilusiones y el muy loco se consuela,
-¡ay y cómo se consuela!-
Sí, cambiaría el dolor de la muerte por un dulce lecho... acompañado.

...
Y, por qué no pensar  
que somos de la barca madre abandonada y a deriva bajo el cielo;
y es un consuelo transformando futuros y diluviando en verbo;
que esta voz cantinela en la palabra
es placebo hechicero de otro acervo.
¡Ah!, ¿quién lo piensa?

Y, por qué no pensar
que la alegría anunciada es la promesa divina,
menuda y tierna sonriendo inocencias por doquier.
¡Que si no fuese por tanta niñez tan profanada
seguro que ella sería el paraíso anunciado!

¡Por qué no pensar, Amor, amor mío, que eres de mi arrullo
y que la noche no sabe que su luna cansada ya se duerme!
¡Dime quién lo piensa!



Australia Elisa Lattke Valencia

6 comentarios:

  1. Es que pensar cuesta un poco y puede hasta hacernos arrugar la frente y también el corazón. Quizás por eso evitamos hacerlo y miramos para otro lado.
    Un abrazo y feliz día Elisa.

    ResponderEliminar
  2. Porque pensar, nos hace ver lo cobardes y cínicos que podemos ser. Porque es más fácil crear un Dios y, darle designios y poderes infinitos y así evadir el trabajo de crear y experimentar. Porque pensar nos evita el hecho de exigir y luchar por más cosas, que el simple servilismo.
    Un abrazo querida Elisa.

    ResponderEliminar
  3. equilibrar corazón y razón no siempre es posible, pero en todo se puede negociar ;)

    la poeta lanza la inquietud, ahora la pelota está en la cancha del contrario, éste es quien decide

    y mientras ... esperamos?

    besitos y feliz domningo ELISA

    ResponderEliminar
  4. Rafael, amigo: No hay que mirar para oto lado cuando el corazón no pretende hacer tal cosa, hay seriedad y compromiso y la palabra sólo se encarga de comprimir el contenido y darle un cause a esa corriente de vida. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Taty Cascada:

    pensar es un ejercicio de depuración, criba de pensamientos, cernir la realidad en medio de tanta cosa inútil que no nos permite ser auténticos y quedarnos con lo justo que llena el alma. Se piensa demasiado pero no se piensa que lo razonable es más cercano al alma de nuestro destino.

    Gracias amiga.

    ResponderEliminar
  6. elisa Lichazul:

    Tenemos necesidad de desnudar ciertas cosas que son de todo ser viviente, ni tan siquiera por ello debemos sentir que la realidad es parte ajena porque es inherente al ser humano esa postura. No se trata de dejarla a otro, es que ese otro coge al vuelo las alas del que ya sabe que es tiempo de remontarse a otro cielo aunque siga viendo el mundo desde otra perspectiva.

    Gracias, Licha.


    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es