SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

viernes, 8 de agosto de 2014

Te hablo...

En mi aislamiento... (Bloqueo necesario)

Una, que es así de sencilla, cae... y no se libera de la patología habilidosa del improvisado enjambre de las ideas propias y ajenas. Realidades neuróticas que nos niegan ser como somos: auténticos y verdaderos a la hora de manifestarnos o escribir por inspiración sin religarse a otras ideas. Y, a pesar de las cualidades estéticas bien intencionadas en el uso del lenguaje poético, o natural, espontáneo, no presuntuoso que nos acerca al plano equilibrado de lo justo que se entiende sin caer en la vulgaridad o el morbo, para llamar la atención; también se hace escuela del mismo si se desea.
Una, no cae siempre porque quiere en la ignorancia y sí por prudencia o desconocimiento; aunque sabe que depende de la habilidad poética para resolver de forma honesta y con cierta capacidad, el lenguaje cotidiano aplicado a la verdadera Poesía. Porque sin capacidades sensoriales no la puede haber. Llevo diez años en esto tomándolo como un juego de entretenimiento y nada más.

Persigues ser o sentirte alumna y no una poetisa consagrada o reconocida.
Eso me basta. Sólo una alumna más que juega a escribir con cierta soltura e intenta el buen dominio del lenguaje cometiendo errores y corrigiéndolos al mismo tiempo. Una alumna que no olvida a sus buenos maestros y agradece haber observado cómo hacerlo algo mejor e ir avanzando en esa escuela,  aunque falle y corrija a diario, pues la perfección no concluye nunca. Es también estudio, investigación y creatividad para ser original,

Se observa, además, el cómo nos damos a través del poema o cómo somos en la mayoría de las situaciones y más bien, una se siente 'artesana' y no se relaciona con una patología o trastorno parcial, como algunos piensan de los aspectos funcionales de la individualidad por cómo lo haces o escribes, que esa es otra, pues se dice que: "somos lo que escribimos". La que suele darse en muchos casos con paroxismo en las acciones sobre el soporte escrito porque influye en el ánimo de quien escribe como liberación; pero se es consciente de la que no afecta sobre todo a las emociones dejando intacta nuestra capacidad de razonamiento, que es lo que importa para sentir la Poesía o para escribir prosa y cualquier otra forma de expresión creativa, donde juega un papel importante la elevación del autor en el verdadero plano de lo que en realidad se busca... Lo estético. Sin esta actitud no se podría escribir y revisar de continuo lo hecho para modificar lo malo y retomar de nuevo un texto consiguiendo algo satisfactorio. Corregir a diario es importante porque se transforma la lectura de nuevo para darle un valor al sentido de las palabras y se vuelve a la reflexión de lo conseguido y expresado. Escribir es sin lugar a dudas un arte evidente que nos sorprende cada día.

Se vive el momento que la rodea y sabe lo que deja detrás o qué nos empujó al hoy para sentirnos de otra forma, sin medrar en otras historias que a cierta edad para nada nos convienen ni nos interesan pero nos dan una experiencia más cuando enmudecen y hay bloqueo impensable hacia 'lo diferente'; aunque nada de lo que se desprende de nosotros se da de forma gratuita pues todo tiene un proceso natural en la plenitud o madurez del individuo.

Quiero decir que cada ser debe satisfacer su capacidad de asombro ante lo que lo transporta a otros planos del entendimiento y, en ese proceso interior, nos transforma y madura. Es por eso que no se puede partir sólo de lo espiritual para poder satisfacer nuestras emociones, si ellas no juegas una parte importante en ese mismo proceso con los instintos y nuestras experiencias personales para la creatividad.

En mi aislamiento espiritual recorro ese paisaje de mis experiencias, tal vez pocas en lo tangible, pero inmensamente lo son en otro nivel de quien observa y acumula memoria.

alattkeva

***
Te hablo...

Rumora el alma que sueña 
un paisaje en su morada,
rumorean pensamientos 
y un sentimiento lo aclara.

En ese sereno éxtasis 
la candidez va y lo envuelve,
narra poemas al alma
y se escabulle la muerte.

Dicen mucho los azules...
y unas gotas del rocío,
zumban los vuelos del tiempo
con el dolor de otros ruidos.

Te hablo... porque se amanece
donde la bruma despeja;
donde se duerme la noche
con su luna en la arboleda.

Remembranzas van en vuelo
fluye el amor de esperanza;
y por el aire hay aroma
de una rosa... roja y blanca.

Ranita
8/8/14