SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

jueves, 22 de enero de 2015

La mansión del invierno




Me apoyo en el bastón de la memoria,
rebusco en anaqueles de la mente,
no hay nada que me sea indiferente 
si gimen las bisagras de mi historia.

Me guardo con rigor entendimiento,
la calma la medito en mi consciente
y freno la intención del subconsciente,
por ser más fuerte el lar del sentimiento.

Me elevo en mi interior y voy segura
con fuerza espiritual y fe certera;
sabiendo del Amor que regenera,
la base que sostiene mi ternura.

Evito confinarme en mis adentros,
no vivo en los extremos de mis alas; 
y guardo la esperanza, porque escalas
la cumbre que consigue los reencuentros.

Por eso, soy del sur de la distancia,
marcada por los aires de los vientos
e invoco en oración los elementos,
que llevan estos versos a tu estancia.


 A. Elisa Lattke V

5 comentarios:

  1. Seguro que llegarán estos versos a su destino Elisa.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  2. ojalá uno contara con esa certeza de tus versos Ranita bella
    pero la realidad nos quita el piso la más de las veces...

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegar, llegan siempre aunque nunca sean a quien esperas. Llegan porque hay seres que esperamos mensajes, soluciones, milagros, palabras, hechos tangibles, mágicas formas de ver la vida que cambian nuestro destino, que consiguen otra ilusión de ver la vida; pues los senderos y los lugares están llenos de esperas. Los sueños se pegan a los muros de las casas, cuelgan de las nubes, de los árboles, se deslizan entre las lágrimas... La vida bulle en el abrazo en el deseo , es el momento y es como un rugido de mar dentro de muchos corazones solitarios, incluso acompañados.
      Licha, esos son los misterios de la energía espiritual. Todo trae y lleva mensajes positivos, y el receptor sintoniza el dial del AMOR y comprende qué debe hacer. Todos nos ayudamos. T.q. Gracias.

      Eliminar
  3. "Por eso soy del sur de la distancia"...Qué belleza, amiga. Un placer leerte. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Julie de Sopetrán.

    Ser de un lado u otro es parte de esa metáfora que se envuelve de tiempo y conecta con el Amor en cada momento. Un sentimiento libre de lo del mundo pero con el a los pies, si no fuese así el amor no nos elevaríamos por encima de las penas. Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es