SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Y tú, Amor, me preguntabas

“Si conocieras el dicho de Junayd de que el agua adopta el color del vaso de cristal que la contiene, no ofenderías las creencias ajenas y percibirías a Dios en todas las formas y en todas las religiones. [Ibn Al-arabi..]

“Si la gnosis tomara forma visible, todos cuanto la contemplasen morirían ante el espectáculo de su belleza y canto, de su bondad y gracias, y cualquier resplandor sería tiniebla al lado de su luz”

ºººº*******ºººº

El amor no miente cuando el Amor le sabe... (Don Anselmo)



Tú me preguntabas: “¿Por qué me quieres?”

y, yo, te contestaba: “No te quiero, porque prefiero amarte”

-No me gusta decir que ‘amo’…

“Pues yo prefiero decir ¡te amo!”

-Pero, dime: ¿Qué es el amor?

“El amor que te doy sólo es una parte del verdadero.”

-Para entender el amor y valorarlo hay que sentir el dolor.

“Dios siempre nos prueba.”

-Alguna vez lo sentiré para saber lo que pierdo...
"¡Eso no pasará nunca,...!"



Arcilla de mi tiempo, manantial de mi sed; cuando supe del Amor sabía quién me lo daba,

porque el sentimiento no se aprende de los hombres. Cuando lo sentí, sabía que no era del mundo y estaba entre sus cosas buscando un sueño de agua... ¡La belleza! Y supe que El Amado estaba conmigo.


Me preguntaba, cómo se inventa la luz de los relámpagos, la danza de las ramas y el silbido del viento. Por qué el canto de las aves tiene tantas notas agudas, graves y armoniosas; y no contenta con ello pensé en el llanto de las hojas por otoño cuando desviste al árbol y, cómo este sufre al verse desabrigado, sabe lo que debe hacer al verse descubierto ante el rigor del invierno, entonces guarda su savia en las raíces. Teme a otros insectos por el tiempo de hielos. La Naturaleza responde a sus necesidades con la mente de ese Amor del que hablábamos. Observarlo supone necesitarlo a través de lo que Él nos dice y, cómo es para cada ser que lo intuye cerca, ólo falta osbservrla con detalle.


¿No escuchas ese simple sonido del viento a través de las rendijas? A veces es como un deseo de huir de algo, de esconderse buscando refugio; otras parece un lamento y hasta nos inquieta. ¡Y Dios es soplo renovado y necesario sobre la tierra, nos guste o no, lo es, se siente como cuando se transforma en huracán, trueno y relámpago. Muchas sus manifestaciones para que resolvamos enigmas de su naturaleza real y está en cada uno de nosotros conseguir saber el cómo. si no escucho a Dios, le fallo y te fallo e igualmente trasciende ese efecto en mí de forma negativa si por mi culpa otro u otros sufren.  ¿No has escuchado el grito del bosque cuando siegan a los hermanos árboles?… ¡Dios estaba allí pero en el que utiliza sus sentidos. Y si notas que tienes lágrimas en los ojos por alegría o dolor, entonces debes pensar que eres testigo, un benefactor útil a lo que no ves pero sientes en ti. Es su forma de llegar a nosotros si sabemos que Él está. Los más hermosos sentimientos son una más de sus manifestaciones para conocerle y ellos están fluctuantes entre el bien y el mal para extraer la enseñanza, cuando sabemos del resultado...Hay un aforismo de Leonardo da Vinci que reza: 
"La adquisición de cualquier conocimiento es siempre útil al intelecto, que sabrá descartar lo malo y conservar lo bueno." Y otro dice: Es imposible amar algo ni odiar algo sin empezar por conocerlo."


...
Y quise saber de la risa de las olas
cuando besan las playas lamiéndolas
 felices y dichosas, deslizándose 
¡Espumosas!
¡Y les supe de lúbricas sonrisas,  
sonrojándome!
¡También estaba Él partiéndose de risa!

¿Por qué no? Dios es así de divertido con nuestros pensamientos... Nos provoca las ideas, por eso ríe espera el resultado. Nos conoce... ¡Y, yo, sigo invirtiendo para buscar razones y conocerle mejor , por eso le persigo y le amo en ti, ¿nunca te lo dije, verdad? porque no me gusta hablar de mi Fe algo extraña o especial, pero así son las cosas de nuestro amado Padre en cada ser que le percibe. 

 ¿Y por qué mi alma ríe con todo lo ganado  y mi corazón se aflige llorando lo perdido?

La naturaleza divina lleva a la Luz, -pienso siempre- ... ¿Por qué rechazar su bien divino, no visto por todas las criaturas, viniendo a través de otro ser, cuando ÉL nos lo daba... ¡Sí nos sabe necesitados, nos utiliza... ¡eso es seguro porque es sentimiento y nos siente, nos lo pone en las manos con desventajas, porque necesita saber qué hacemos, por eso se obra con torpeza, terror o miedo y hasta dejamos que otros entren a nuestra casa interior, divirtiéndose a nuestra costa por ingenuos! ¿qué imagen tendrán de nosotros? Seguro que es la misma que alguna vez sorprenderá otros ojos y otras mentes. ¡Nada de lo cocerniente a hombres es perfecto bajo el cielo, sólo el amor lo es cuando tomamos en cuenta de dónde procede el que tenemos.
Estoy segura que el suple nuestras desventajas por el mundo y, ¡qué mejor que un sentimiento asi tan puro para alegrarnos la vida! ¿Por qué, entonces, se teme como si fuese un compromiso que se debe pagar de alguna forma? Es lo que rompe y ofende su naturaleza pura.


Se calla el alma ofendida 
y el corazón no se apaga;
más palpita y, alma herida,
se sabe en Amor amada.





Me puede pasar a mí
cuando suspira mi alma;
sintiendo cómo le atrae
la energía encarcelada.



(Ranita-09)


¡Ay, claro, hay más! En otros casos, es el dichoso barro que nos inquieta, su fragilidad escondida, el temor de que nos mientan y utilicen y nos busquen por lo que somos y no por lo que eres. En eso juega no sólo la condición física, si  no la formación humana, entorno, creencias y hasta el país donde se educó la persona por no decir más cosas que pueden inquietar... Bajo la piel no se ve el alma ajena y, a veces los ojos que nos miran no reflejan lo que realmente sienten.

Por eso quien sabe escribe o describe en un canto al amor físico, para ver en la sórdida realidad la belleza que hay en la naturaleza humana y sus manifestaciones.Él poeta Dámaso Alonso decía así:

"Amor

Primavera feroz. Va mi ternura
por las más hondas venas derramada,
fresco hontanar, y furia desvelada,
que a extenuarte pasmo se presura.

Oh qué acezar, qué hervir, oh qué premura
de hallar, en la colina clausurada,
la llaga roja de la cueva helada,
y su cura más dulce, en la locura.

Monstruo fugaz, espanto de mi vida,
rayo sin luz. oh tú, mi primavera,
mi alimaña feroz, mi arcángel fuerte.

¿Hacia qué hondón sombrío me convida,
desplegada y astral, tu cabellera?
¡Amor, amor, principio de la muerte!"

¡Una total belleza es este soneto! La exquisita delicadeza del autor es un ejemplo de conocimiento, labor que marca forma y estilo, la verdadera utilidad que nos ofrece el lenguaje para hacer poesía, pero no sólo hacerla por hacerla, es que debemos sentirla y expresarla tal como la vivimos. ¡Dios estaba allí!



Sí, nos podemos equivocar, cometer errores, convertirnos en unos infelices y desgraciados por uno  solo, no importa si es leve o lo contrario, porque es el alma la que lo siente; pero no se puede juzgar una trayectoria humana y honesta, ni largos años de sacrificio y responsabilidad, dolores que nos depara la vida para ganarle una batalla al desánimo, a toda injusticia, a la sinrazón y al temor de perder todo lo ganado honradamente. La vida se compone de muchos cosas importantes y hermosas, pero tiene su lado oscuro que no podemos dominar y, las injusticias deben hacernos crecer, darnos recursos para vencer y vencerlas en nosotros, por hacer el mundo mejor a partir de nosotros mismos. Pero si conocemos a Dios y su Amor a través de todo cuanto nos pasa, podemos conseguir salir adelante en la acción, sin marcar la vida de nadie o la propia por insensatos. Nadie es capaz de mentir para ganarse el amor ajeno, si no ha vivido para ganarse honradamente todo lo que ha conseguido, a través de años de sinsabores o sacrificios para darlo a los suyos por lo mismo, ¡cómo no conocer su valor y tenerlo en cuenta  y dolerse cuando lo pierde! Y eso es cosa de Él, cuando lo tomamos en cuenta al sufrir, por eso nos da  su aliado: la fe como recurso.
El Amor Divino es seguridad. Fallar inconscientemente, sabiéndose un ser correcto a lo largo de la vida, no es para desvirtuar otras entregas reales que distinguen a los seres humanos que han sido honestos a lo largo de su vida, dando ejemplo de valores: el amor, respeto a la familia, los padres, hermanos, la entrega en el trabaj;  las gentes que ayudan, y aún sin ayudar a otros como desearían, merecen esos valores de reconocimiento, por el cómo son como gente al servicio de la sociedad, al margen de creencias, raza o política. Valorados y reconocidos en el sentimiento por el resto. 

...
Cuando supe que unas lágrimas me acariciaban y alegraban porque sentía amor, supe que ÉL estaba conmigo; que al alegrarme me regalaban consuelo, quitándome momentos tristes. Las sentía rodar por mi rostro y estaban hechas de seda amorosa en mis mejillas, entonces, deje que mi alma retozara  dibujando su boca, disfruté de inocentes caricias mirando amplia sonrisa y su limpia mirada... ¡El amor era divertido y Dios reía conmigo, me miraba, fingía estar asustado debajo de una sábana y reímos juntos esa felicidad, aprendiendo a conocernos para sentirnos más hermanados, sin el temor de uno al otro... ¡Era amor y no como el que se pensaba o piensa! (...) Y, Él, me dijo: "Porque no esperaba otra cosa para compartir esta misma felicidad sin malicia, sin propuestas del mundo, porque ya se conocen en la carne, más si hay complicidad, no debe haber arrepentimiento de nada; el verdadero amor que se da no la permite, es lo que es y sólo es mérito que nunca pasa, pero sí pasa, sin mayor trascendencia espiritual, lo que es del mundo y para el mundo. No así lo que es y será para el Divino. Un juego de reconocimiento inocente, gozo de sentirse querido y aceptado en el otro ser. Dios ríe las travesuras humanas, no se le teme cuando se disfruta como niños, pero conscientes de sentirse responsables en el mundo. 


Pero hay algo más para saber si amamos y quise mirar a Dios y supe, que en mis lágrimas grababa mis recuerdos. Así que no le olvido, porque le llevo en ellas casi siempre y, por más cosas que no sabía que podrían pasarme en la vida para reconocerle en el amor dado, lo que podría oscurecer su luz en un descuido, aprendiendo de mí misma. Porque amándole me doy y me da un bien, sé que es en el sentimiento donde hallo mi fuente y la belleza; sé que en ella se encuentran los secretos de su resplandor, ella me guía con dolor porque hiere las pupilas y el alma el esfuerzo de mantenerle la mirada, sin inclinarme ante su grandeza. La oscuridad es el desamor y siempre separa del amor del mundo a los hombres y mujeres, pero no del suyo que nos mira para hacer en la ajena realidad en los que no saben, que a pesar de todo se les ama, aunque sigan buscando a tientas su luz. Porque del desprecio aprendo como de la ironía y la malicia, de todo lo que contradice lo dado. Este ha sido mi refugio y no lo contrario, porque es lo única forma de no morirse del todo.

Entonces, ¿Cómo aborrecer lo que quiero, cómo juzgar al Amor? Sería como tener una gota de sudor en los labios, la única que me quedaba en el cuerpo estando caminando por un desierto, limpiándola porque creí ver agua y era un espejismo.  El Amor no se improvisa. Está. El es como la última gota de sudor vital en los labios sedientos. ¿Cómo nos lo podemos quitar de encima? Aseguro que es muy pesado porque para sentirse a gusto y bien, hay que estar en devoción con el sentimiento día y noche. Al odio le pasa lo mismo, pero es mejor no nombrarlo, porque nos cambia el rostro. En cambio este bello regalo de la naturaleza divina, es un sentimiento hecho de química especial que rejuvenece, alegra, sana, nos mantiene la sonrisa todo el día y estamos tan felices como los niños mamando de los pechos de una madre.




Elisa.-09





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es