SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

lunes, 10 de mayo de 2010

Los duendes del remolino azul (Relato en prosa poética)




*Imagen:
Ranas flecha: Los dendrobátidos (Dendrobatidae) son una familia de anfibios anuros conocidos comoranas veneno de dardo o ranas punta de flecha. Son endémicas de Centroamérica y América del Sur. Nombre científico: Dendrobates auratus




Enganchada en la danza sin zapatillas de baile, la princesa Rana, se hace navegante por los arroyos turbulentos, flotando con la música. Aquella que consigue la mente en su locura, cuando beben pócima de las extrañas leyendas; así suelen estos anuros de aparente aspecto humano, dispersarse en el humo por espirales de sueños, galopar por el tiempo en penachos de nubes, soltarse en gotitas de sudor que caen al mar convertidas de nuevo en “princesas ranas”... ¡Pero en salazón por completo! A la luna le encanta mojar en el mar sus lonchas de queso viejo, lleno de agujeros.


Como pétalos de flores de colores y algas marinas donde se enredan
al son de la música y su baile, se siente su desenfreno de dicha contenida,
colmada de ilusión. Los ayeres las elevan con su suspiro y lloro y un silencio asedia el vano despertar. 


Pero, un vago presentir arrasa sus cimientos, temiendo ser llevadas en danzas por el aire y envueltas entre nubes sirviendo al pensamiento, 
como servil escusa sin queja y libertad, acusan movimiento en sólo compás 


... Y cantan los duendes:


¡Oh, Amor, 
consigo que seas mío
haciendo que estornudes
 y sé de tu latir;
porque te sientes polvo
 llevado por el viento,
inflado de palabras 
con sueños de rubí!


Las Hadas:


Devanan nuestras horas
las letras bien sagradas, 
su malestar de ensueños 
y pesadillas raras, 
'son cantos de sirenas' 
de verbo acomplejado,
suspiros de los duendes 
soplando en los tejados,
y algún croar del alma
no siendo tan casual.
¡Si sabes quien te besa
cuando te acoge un hado,
no mires al espejo
por si te ves llorar!
Y si lees este hechizo
sabrás que ya no paras
y en danzas de las horas
te bebes todo el mar.


...


-Y, así, supe de las Hadas dentro de sus burbujas de oro, las que mantienen a sus ranas croando sobre lotos; y de sus 'princesas ranas' y cómo se propagan en sus versos antojando sueños, haciendo bostezar. Y cómo presionan las ideas y reparten pensamientos, programando los cansancios por su interés fatal. 
Y cómo la vida me aconseja como “princesa Rana”, dormirme entre los ángeles, sentir que soy almáciga, semilla de un buen Dios; sabiendo que me sientes, que soy entre 'los bichos' el de su azul cobalto y su pashmina roja, echada por su lomo con un poquito de oro, a dulce trovador.
...


-Y por las tardes grises se reúnen los duendes azules, con sus instrumentos musicales y coros celestiales, tocando con sus flautas las notas de sus fugas, soplando su acordeón. Y sé también que un órgano reverbera en el bosque, su música divina las de infinitas escalas con aves que gorjean sus poemas. Supe de viejos gigantes que escupen largos abecedarios y que las margaritas hacen rompecabezas con ellos, por eso las descabeza el amor con eso de "el me quieres o no..."; y cómo los grillos teclean arpegios sordos sobando sus patas contra la panza, consiguiendo alegres pizzicatos, que llaman al amor.


¡Y despertando de esos sueños me doy cuenta que aún no tengo edad de enamorarme, pero me vi rodeada de hijos, nietos y bisnietos, no supe qué me había pasado, pero estaba en este lugar que llaman "La Tierra"! No sé si el agua de mi poza tiene algún sortilegio, pero quiero volver a navegar sobre un loto, que remen dos juncos por los riachuelos rápidos de la imaginación y no despertar nunca de este sueño eterno cuando aún duerme la memoria de ése al que llaman "Dios"...


alattkeva- 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es