SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

jueves, 23 de diciembre de 2010

A la sombra del samán (dedicado)

*Samán (Colombia)


Sitio web de esta imagen

galeriacolombia.com

Se me ocurre hacer un poema;
una simbología del sentimiento
a la sombra del samán,
porque la vida sigue bajo el
cuando ya no estás en el mundo.
...
Pesa el sentimiento, ¡nos pesa a todos!
Con Dios asomado al corazón de una corteza
somos del cascarón del Samán sabia en su savia,
buscando deslumbrados la luz de una Verdad.
pero somos, en el pulso de la sangre, ciegos.
...
Por su ramaje, fronda de la vida,
acá en el mundo, dentro de su presencia
aunque cobijados, tampoco estamos seguros
ni más que ayer, ni menos que hoy,
pero sí siempre preocupados por un mañana.

En la fe de lo que nos une
como un brote en de su tronco-Padre,
siempre emergiendo de sus raíces,
somos tierra de siembras.
Árbol de perennes hojas
renovándose en sus ramas,
vigilante en los vientos. Protegiendo.
Follaje absorbiendo el llanto de los cielos
en la eterna gracia de su Ser, para nutrir sus semillas
y siempre intentando crecer guarecidos en la soledad
 Este Dios nuestro de cada día,
lava los rincones del alma,
cava su huerto, nutre el barro
de su propia esencia
y en la poda, se hace necesario
acomodándonos a nuestros tiempo.
Hay momentos que siento su mirada
porque sabe de sus hojas en mis latidos
y en mis huellas, en los cambios que me deja.
Me hace tomar decisiones y pensamientos
con aroma de amor en cada sueño,
el mundo se hace hogar con mis pasos 
y su reino es parte de mis desvelos.
¡Búscame dentro, búscame Amor; dentro de su corteza;
y en la cartografía de mis ideas
habla a mi alma;
porque en su voz y mis palabras
soy parte del dibujo
donde se esconde el Verbo.
Soy también Él en el mío,
la voz de quien te describe
y de ella extraigo sólo un delirio
en el tránsito donde converge
mi historia; preceptos de unas leyes,
pensamientos que no yerran
porque son de la insondable realidad
del sentimiento, pero sabiendo nuestro dolor,
la queja está en lo ajeno.

*
¡Quiero abarcar mi barro,
todo lo que de mí es y ha sido
con mis brazos ramas,
amando los tuyos mientras pueda!

Por el ollado silencio del camino que simplifica
mis pasos, al otro lado donde me siento bien,
me hallo erguida en las causas del que sabe
quién me tiene; porque en el umbral de mi nada
soy huésped, pidiendo razones para vivir;
y dueño improvisado de uno de sus sonidos
en mis versos. Mi regalo.

¡A la sombra de un samán,
mi insignificante cosmos gira
como la brisa en los helechos,
doblándose la luna sobre el agua!
A su sombra de mi ayer
he podido contarle mis secretos.

alattkeva-2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es