SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

lunes, 20 de agosto de 2012


Tomo mi tiempo de una noche clara,
sueños en susurro intermitente
del vaso de amor que siempre bebo
a la salud de Selene sonriente.
Si su alma me escuchase sonrojada,
con el rubor de un infante estremecido
llovería un cielo en su repisa
de nubes de algodón si me ha querido.
Ella sabe que nunca soy ingrato
y he saltado una vez por sus esteros
donde suele mirarse su semblante,
bruñido por la luz de dos luceros.

Elisa en: "Don Anselmo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es