SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Hibernación



Esta soledad interior siempre convence
Esta tristeza arrastra al alma.
Es inútil ver mariposas en invierno
con la tarde gris
y el espejo traidor
reflejando el futuro;
de esa misma tarde mortecina
con sus pájaros volando a la distancia.

La noche sin luna...
sin aroma de madreselvas.
Todo, amor, es adaptación.

Amé tu vuelo por los versos
y hoy no se caen sus palabras como antes
como en un ayer de aves y sus plumas...
Dónde ellas eran del verso enamorado
con el paseo al amanecer,
la cancela del jardín abierta
donde esperabas
y las violetas de noviembre
apagándose en aromas.

Yo también creo y quise ver a Dios un día
y sé que mi alma guarda su memoria,
porque aún llevo un montón de sueños deshauceados
y sé que mis alas han crecido.
Mañana serás tú quien mire un ave
remontar su vuelo a la distancia...

¡Porque tú y yo, quisimos ver a Dios un día!


A. Elisa Lattke V

1 comentario:

  1. Preciosos versos para reflexionar un poco sobre ellos y sobre uno mismo.
    Un abrazo Elisa.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es