SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

miércoles, 15 de abril de 2015

Tus tardes y mis tardes

Las tardes nos roban la caricias
del alma de las cosas que queremos,
deslumbran la vida y tantas maravillas
y vuelan al rincón de los secretos.

Algunas ya son de aquéllas otras,
recogidas del brazo del otoño;
y las hay por el calor desmadejadas
enseñando crepúsculos ya rotos.
Son esas tardes locas de arreboles
del amor que va tejiendo sin agujas,
las horas que nos faltan para irnos
a esa otra excursión sin los amores.
Yo sé que algunas veces nuestras almas
se van al rincón de muchas noches,
para sentir de qué hablan nuestros sueños.

Pero las tardes no son de café, té, charla y paseo,
ellas son de todos los momentos
y declinan en los días de las esperas,
en los versos de vuelos sin aliento,
sus inviernos esconden sentiemientos.
Quisiera ver unos ojos en mis ojos,
su sonrisa mirando por mi ocaso...
¡Tu labio trémulo deseando dar un beso
y mis lágrimas en el azul de mis pupilas!

Esas son las tardes que yo amo
colgadas del sol en primavera,
columpiándose felices...
Balanceando a gusto nuestros cuerpos
y rodando por el verde de la hierba.

¡Tus tardes y mis tardes muy oceosas!


A. Elisa Lattke V. en: "Don Anselmo".


1 comentario:

  1. Efectivamente, hay tardes que no se olvidarán nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es