SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

martes, 2 de febrero de 2010

La malas influencias de los "nicks" en las ilusiones (De los foros de discusión)

(Imagen tomada del Google)


Que no nos roben los sueños…, pero a todos  los que escribimos o hacemos una labor artística y creativa; los que honestamente creemos en la inmanente realidad que se ha fijado en nuestro espíritu, con toda su riqueza sensible y emotiva.

Tal vez es una salida única, una vía pura para una verdadera antología interior que nos define y nos afirma tal como somos, dándonos unas señas de identidad, siendo tolerantes y solidarios con los demás e igualmente sinceros y conscientes de lo que hacemos en cada momento para mojar y avanzar por el camino del conocimiento, sabiendo de nuestras limitaciones; tangible es el equilibrio del ser que sostiene su propia imagen, a través de lo que le define y sabe hacer pero también de lo que le frena  o no conoce para saber la línea que le separa aún teniendo  capacidades natas para desarrollar cualquier labor en el campo profesional que sea. Pero aquí como en todo y basándome en lo que  digo previamente, voy a tratar otro asunto, eso sí,  el de los firmes propósitos de amor a la belleza evanescente, sensual y humana que nos eleva, transmuta en las ideas, transparenta en las acciones con palabra y hechos; siendo verdad en los valores inmutables,  los que sumergen en otro mundo a los seres que disfrutamos de ella, los que sí sabemos el beneficio que nos aporta en esta sociedad desarraigada y servil o lo contrario, dependiendo de la opinión de cada semejante enfrentado a su realidad. No debemos cosechar o tomar la fruta que se nos brinda abusando de la rama y rompiéndola o, talando el árbol antes de que llegue a viejo y nos regale su sombra y compañía. El sistema de  varear el árbol dañando lo hermoso de la vida, raíces, troncos y ramas, es como romper nuestros sueños, sólo por conseguir lo apetecido antes de estar maduro o listo para su uso.

De una sociedad ufana y ciega que sólo ve las apariencias, sin conocer el fondo y la hondura moral de cada escribiente, "juntador de letras o palabras", escritor principiante u honesto poeta, soñador o trovador convencido; de cada bohemio o artista que mira al mundo desde su  sensible perspectiva, con el color  o sin el pero sí en la figura y las imágenes, intentando  expresarse y ver todo un mundo, fealdad o belleza, en la desproporción de sus efectos positivos o dañinos, su verdadero rostro o el por qué de otras cosas que la enriquecen o la profanan, la elevan o la hunden, odian o lo contrario, está construyendo vida, amenizando, dándonos un sentido  y visión de  la misma para que , a su vez, nosotros también la miremos siempre con otros ojos, buscando hallarle  el mismo sentido u otro a la propia existencia.




 Y es que la sensibilidad es como  el objetivo de una cámara que capta a los seres seguros y felices, tanto como asustados, los muertos en vida por falta de esperanza o fe; dañados, castigados, rencorosos, abatidos por las consecuencias de sus actos o los ajenos; encerrados en sí mismos,  echando barrotes y candados a sus vidas, temerosos del resto, resentidos de su mala suerte; desinteresados por el bien ajeno, incrédulos ante las desgracias o el bien por el bien que es lo mismo que el amor por amor. Creyéndose que son los únicos que sufren. Los que no se han sobrepuesto a sus tristezas o fracasos, castigados por los yerros ajenos y propios, la intolerancia o autoritarismo consentido, incapaces de imponerse o ser ellos mismos para surgir del barro a que les llevan antes de ser del mismo..., porque necesitan que otros les acompañen para sentir que no están solos en su propia cárcel. sufrimiento que se inventan y  se convencen de ello, consiguiendo que otros sufran  de lo mismo, estando sanos y libres para  mandarles al carajo y que se jodan solos, sin amargar la existencia a otros. ellos saben que nuestras sencillas palabras tienen el poder de convocar al orden, al entendimiento, estimulan al conocimiento y consiguen saber de sus capacidades interiores, y quién les ofrece alternativas justas y positivas y no descalificaciones que  ensombrecen la vida, les están dando auto estima convirtiéndoles en seres reflexivos de sus limitaciones e útiles a cualquier labor  o estado de  ánimo que se propongan, para sentirse mejor.


 Y es que nuestra propia forma de ser o pensar incomoda a un gran puñado de zafios, porque florecemos a pesar de todo en ese mismo barro en que ellos mismos nadan cada día, porque sabemos conseguir el aroma de la vida a través de la química de nuestros sentidos. Sonreímos acuñando valores, pero no de conveniencia u oportunismo como ellos. Incluso, se afirman en estar convencidos de ser gente de provecho, buena, noble, servicial y sana. Es que eso que nos llena, es lo que no ven en sí mismos o tienen claro del todo, nos creen iguales a su catadura moral y así nos juzgan; es lo que nos da un margen de confianza, una visión conciliadora con lo que puede cambiarse, si somos ejemplo de lucha y no siempre porque lo escribamos. Sabemos que el desencanto o desconsuelo en otros, es el resultado de otro que les  hundió u otros más que no supieron abrazarles o besarles a tiempo dándoles ternura, amor, en una palabra.  Algo tan elemental como llevarse un mendrugo de pan  y agua al estómago cada día y respirar. Pero también los hay que teniéndolo todo, desean que otros  no avancen y tropiecen, ante los ojos que creen que los miran de forma diferente a la que ellos desean sólo para sí. Creen que por su estatus o sus contenido, están exentos de errores o faltos de sensibles argumentos que puedan herir o dañar la vida ajena y es difícil que en su convencimiento de ser mejores, vean el lado carcomido de su realidad por donde se escapa la savia de su interior, cuando se olvidan del más humilde proveedor de un bien  que también podría darles  algún beneficio. Pero no es fácil inclinarse ante quien por un error o condición, se le reprueba o se le deja de lado  como un riesgo ante su círculo social o contrario a sus intereses materiales, que son en realidad una búsqueda de encumbramientos prácticos mientras se mantienen ciertos privilegios, que los humildes no pueden concederle y sí, tal vez, inquietarles o robarles de su precioso tiempo de búsquedas espirituales en medio de su opulencia. (...) 

Y no me cansaré de atacar los malos modales, las palabras fuera de tono, la usura con que se maneja el lenguaje falto de tacto para hundir, dañar y fomentar el odio, la sinrazón y los malos resultados  que pueden  fomentar por venganza, ira o despecho en corazones que  eran buenos. La envidia, la soberbia, el descontento sin una base lógica, profana cada remanso de paz natural o tranquilidad si no hay un diálogo inteligente y respetuoso; todos esos estados del ser tan negativos y destructores, insanos y provocadores en otros por el temor o el terror a su propia integridad o forma de pensamiento, desconocen siempre los resultados que provocaron en la gente buena, humilde y sana, aunque en algún momento hayan cometido un error o se hayan extralimitado, quizá creyendo  que con ello iban hallar soluciones para otros. La ironía o burla rebaja la dignidad ajena. La comparación injusta, el estilo  infame  de la perversa crítica  especuladora derriba la honesta realidad de otros, ante resultados que así no se buscaban. Y, el dolor de saber que una incursión ingenua y alegre puede llevar a otros a la crítica, por un simple error o desconocimiento de la verdadera alma de su receptor, puede sentenciar la salud. Y, hay que pensar que, en la insipiente palabra y el sentimiento que la expresa o suscita, sea del conocedor o, el profano que se inicia, siendo inocente de resultados adversos cuando la convierten en tropezón de consecuencias hilarantes, estando ajeno  a inesperadas consecuencias, que señalan su ignorancia o ingenuidad, puede ser no sólo una lección que le descubra como un verdadero insensato o estúpido, si le señalan torpe e ignorante, incluso más si se le mienta la dudosa dignidad de su nacimiento... Es abuso de poder en las tinieblas donde se parapeta con su 'nick'. Se la tira porque no interesa lo que exprese o diga, aunque sea su punto de vista sobre los valores. Es que no tiene crédito ante 'la sombra' que le insulta.

Todo lleva una consecuencia y cómo entender lo que se refleja y no por casualidad, porque la existencia sin la intervención de otros con más experiencia, no se entendería. Los contrastes son fundamentales entre el sol y la sombra.

Así que no perteneciendo al montón informe de retorcidos esclavos de la desesperanza y el temor, que buscan en lo fácil y sensible diversión en lo oportuno, lo que nutre su sonrisa y la de muchos como ellos, por el desprecio que da un trabajo honesto y hermoso que tiene la palabra en los cerebros que la razonan, a pesar de ser regalo para no ser absorbidos por la mierda, de los que quieren que impere su ideología como dogma o doctrina impositiva, sin otra opción de libertad, cuando sí somos estudiosos  y respetuosos con la Lengua, la utilidad que ella nos brinda a la hora de expresar nuestros pensamiento, contrarios a sus razonamientos cuando no hacen un verdadero análisis de un texto. No se dan cuenta que les domina lo más cutre y proclive a enfrentamientos, hieren susceptibilidades como norma que les alivia su estado de resentidos con la sociedad; pero sólo porque con ello ven la forma de entretenerse a costa de la indignación ajena, con el intercambio de opiniones cada vez  más fuerte en expresiones descalificadoras y, planteamientos extraños o espurios, que originan a propósito, colocándoselo al pendejo de siempre, su indignado y  presunto adversario que no se entera de la gran tomadura de pelo en que ha caído, porque así mantienen en un foro el ritmo de la masa curiosa que les lee, pero esa 'masa' nunca se enredará en el problema pero les parece divertido el asunto de quien se convertirá, si sigue, en “el más grande gran pendejo” de cualquier cosa que le cuelguen encima, por no estar al tanto del bromista de turno o del engreído, con mayor capacidad  sibilina para escurrir el bulto, quizá hasta pagado por ‘armar el lío’, pero siempre será culpable de todo en cada argumento que saque, “el gran pendejo de mierda que le aguantó tan apocado” y éste sin saber hasta dónde puede aguantar mientras le aprietan la cuerda y, encima sin entender de qué iba todo y por qué le estaba pasando. Ninguno de los que asisten al mal rollo se mojará por él, porque "nadie sabe cómo y de qué forma empezó todo y ni les importa" y menos, para implicarse en lo que no le corresponde o es de su incumbencia. Por eso ‘el listo’ provocador sale impune y tan contento  de ver como  se hunde 'su oponente y le destroza moralmente, derrotándole por completo porque no vuelve aparecer por el foro, salvo que se ponga otro nick e intente ser él mismo con otro disfraz. Así, uno u otro, se quita con regusto otro posible adversario inteligente o con más luces. Seguirá el primero o volverá a sus andanzas como todo dios, nadie se atreverá a rechistarle nada porque domina al personal que le apoya y sigue, y habiendo un antecedente prefieren ‘pasar del conflictivo’ y ser, incluso hasta humildes dialogantes con el canalla o sinvergüenza,  que campea como un reyezuelo por cualquier sitio que le dé la gana y con ínfulas de sabelotodo. 

 
A la palabra,
intentamos domarla conociéndola y reprimiéndola para servirnos de ella como lo hacemos, generalizando las situaciones humanas y de sus almas sin dañar la dignidad ajena, ella es parte de la afición como de la ficción; tampoco es para señalar con descaro e ironía o perdernos en minucias, cuando aún está en los foros literarios en embrión, cuando un honesto servidor la siembra y es buena semilla; ella es susceptible de ser criticada porque hay que repasarla una y otra vez antes de dejarla perfecta. Merecidamente digna para lectores inteligentes y tolerantes con un texto en el caso de que la lean y no sólo miren, fiándose del  opinante que les ha precedido, porque entonces no sirve para la reflexión. La pobre se enfrenta a su autor atemorizada ante las sutilezas o hipótesis, sin respeto ajeno a su inocente estado en estado bruto... Pobre lenguaje ingenuo, expuesto a la incitación malsana para la acción que pierde la delicadeza e intenta que 'perdamos los papeles' de nuestra fiel 'estirpe' tan sensible y sin presunción, donde la hondura interior y personal visión son su utilidad escrita o dicha de viva voz. Base para vivir en sana paz y armonía con el resto de nuestros hermanos o semejantes.

Dime, poeta o tú que escribes: ¿Quién busca la fama efímera en la inmundicia o el escándalo, exponiéndose a propósito a ello? ¿Quién es capaz de plagiar a un grande como a un chico escribiente de maravillas? ¿Quién nos marca o señala como a los perros de uno de mis poema y, a costa de qué tenemos que doblegarnos a la ingrata consecuencia de burda estulticia o burla, por culpa de un 'machito' que entiende mucho del lenguaje pero no de modales  o respeto, defecando sobre nuestra dignidad pero en las sombras?  No, no somos jamás ignorantes de sus aviesas intenciones o consecuencias, pero sí sensatos de nuestra dignidad y puesto en esa lucha del día a día. Al final somos los más perjudicados ante la invisible realidad virtual, porque en la provocación está la trampa en la que caemos los más "tontos"; la que coacciona la condición vulnerable de los seres honestos que sólo se dedican a lo que les gusta hacer; no a tirar pedradas a los tejados ajenos. 


Es indudable que no estamos en esos espacios llamados "Foros literarios", para hacerle esto mismo a otros  compañeros. Sabemos que  por el estilo y la forma de entrarnos a nuestro espacio, no les lleva la crítica constructiva y sí el desprestigio de nuestra insipiente e iniciada labor de aficionados, aunque no tengamos ninguna pretensión  o ambición futura, que ellos no saben pero creen que la tenemos como  posibles escritores o poetas. No hay  una respetuosa utilidad con los términos que nos hacen  dueños de sus fechorías, siendo ellos unos expertos y conocedores del lenguaje podrían dar una lección, que diera qué pensar y no que diera qué decir . La vulgaridad es su meta y la falta de exquisitez no ruboriza al que ha cometido el error por más  inteligente que se crea, por que no se respeta  a nadie al estar amparado por un ‘nick’ y el foro para el que le va este tipo de asuntillos que ganan seguidores, pero no  gana en calidad o contenidos. Por eso puede  hacer lo que le da la gana o se lo permite con consentimiento, pues se trata de foros donde la libertad individual no tiene  freno ni reglas que le sancionen; así, al presunto oponente no se le defiende, aún llevando razones; sí se le recuerda el riesgo a la crítica o llamada de atención siendo su responsabilidad, incluso siendo el más perjudicado moralmente. Y el agresor real puede utilizar cualquier forma pervertida, grosera, descalificadora, soez del lenguaje, amparándose en su nick, tampoco prefiere utilizar el MSN privado porque podría haber un seguimiento por denuncia. Su estilo advierte a otros de su posición y de lo que es capaz, rebajando públicamente ante los  demás a quien supone que agrede su forma de pensar, sea el que sea. Opta  por el  sistema  público porque el resultado le lleva a convencerse  de que no está sólo y su poder de convocatoria por cómo lo utiliza su lenguaje, tiene seguidores. Todos leen lo que piensa, pero jamás cómo se inició u opinaba el  presunto  adversario, en este caso “el  gran pendejo.”


Opino , además, que  más de un 'fastasma' de estos tiene  y ha tenido la desfatachez de abordarnos con su nombre propio o con otro nick conocido por su "buen comportamiento", pues no se le conoce por conflictivo, y hasta nos ofrece una palabra de consuelo o nos invita  a que seamos amigos  valorando nuestros trabajos. Así de cierto es y más de uno de vosotros que me lee no diría lo contrario. Los hay bien retorcidos e infames, cuando no conocemos quién está detrás realmente de ellos. Su segundo vestido de camuflaje o disfraz convencional les colabora. Así de peligroso e hipócrita, como poco consistente es este mundo virtual donde nos movemos la mayoría de pequeños aficionados, los que contamos cosillas y ponemos el alma al descubierto, aunque hay más gente buena y con nick igualmente, que e comporta correctamente.

¿
Cuál es el precio que paga el autor de sus palabras si en su nimiedad ya florecida, es pisoteada por el camino  cuando aún el sol no había madurado sus semillas? 

Opino que por tener un pétalo menos o una hoja desgarrada, no se acuerdan del viento y de la hordas causales y del efecto que sufre; más propio de los fallos técnicos y ajenos, que de los propios recursos interiores en su estado puro, dignos de verse y corregir a tiempo. Castigo inmerecido para el poema o texto que nos abraza, acaso, culpándonos por ser herido, violado y pisoteado cuando apenas enseñaba su belleza. Expuesto a la crítica de rechazo antes de tiempo, sufre las consecuencias para enfrentarse al autor de su desgracia, pues le censuran con saña despiadada e inconsistentes argumentos que le desprestigian; pero sí ocasiona una oportuna fractura  de la que se alegra aquél zafio de turno, por su incongruencia, por la afirmación dogmática que vilipendia la inocente delicadeza de cualquier obra, no revisada a tiempo por su escribiente , si valía la pena dejarla a la vista y públicamente desnuda. No ven la profana inconsecuencia crítica, que es indiferente al misterio que llevan las almas ya dentro de las palabras, textos  en prosa o lírica. 

Amigos, nadie sabrá del daño que hacen 'los del nick' a quien siente su amada poesía o escribe cosillas, cuando lo disfruta, pisoteándole las flores que cultiva como labriego de tosca tierra terronera o arcillosa  o como jardinero de palacio que se construye su parterre o vergel interior, aunque siembres siempre margaritas y amapolas de los caminos para alegrar su vida.  Serán siempre bellas, y aunque les falte algunos pétalo que el viento se lleva, sabrá que les hemos hecho preguntas por si alguien de verdad nos quiere... 

Las flores de nuestros sembrados y surcos, cuando florecen, también nos susurran cada día. Siempre hay alguna avecilla que acude a alimentarse de ilusiones.



Elisa.

_________________
*Pocos saben cómo eres en realidad, bastantes saben especular con el 'cómo eres' sin conocerte.* (Elisa-2001)



Muchos nos hemos quejado de foros donde 'los nick' han tenido un mal uso y allí va un poema protesta como queja en este muro virtual:

Decepciones (Los Nicks)




Hallar quisiera en los alcances vanos
ese tormento que llevan los malvados,
saber de infiel y pútrida materia
cuál es su sinsentido en rebajarnos.

Me entristece la vida de armaduras
donde fácil cotizan almo ajeno,
regalando epítetos y basuras
como cobras soltando su veneno.

Fácil es destruir la honra de la gente
sembrando duda y males a su alcance,
siendo creíbles desde noble silla
sepultar con dolor cualquier romance.

En el empeño cruel donde debate
conciencia sumergida desde el barro,
consigue complacer en el dislate
convencer a ‘la basca’ del cotarro.



----alattkeva-09----

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es