SEGUIDORES, ¡Gracias por dejarme vuestro presente.

lunes, 27 de febrero de 2012

Cuanto somos...


Todo cuanto somos
nos hace habitantes de las sombras;
y pasa en cuaquier instante inesperado.
Porque todo cuánto éramos y somos, se marcha.
Nos queda un puñado de huesos retorcidos
amigos de la queja y de sus lágrimas. ¡Nada!

No hay razones para desear vivir
si hoy enmudece el amor y se arropa
con unas cuantas estrofas de patchwork,
para cubrirse de abrazos a la almohada.
No hay puentes ni caminos y el silencio calla.
Pintamos sonrisas en las bocas
y soñamos con los astros y viajes siderales,
se alegran todas las estampas
de vivos colores y la verdad, se calla.
No hay razones para frenar lo que se apaga.

...
Cuando estabas se llenaba la vida de infinito,
eras luz en el brillo de las aguas,
un deseo incandescente iluminaba
el bosque de ilusión con la palabra...
Y aunque sigas estando mientras muero
sé que eres un cuerpo gaseoso, intocable;
yo seguiré hasta que pueda y, como tú,
secándome los sueños bajo el párpado.

¡Dame una razón para la vida!
Una tan sola que olvide tantas lágrimas,
una con la sonrisa puesta en mi cornisa
arrullando al pichón de tu esperanza.

¿Dónde el ego soñador de antaño,
el que parte de la misma entraña?
¡Ese centro universal de cada cuerpo
donde nos para el amor, no la desgracia!

Elisa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita.
Cualquier comentario que hagas aquí, se valora y ayuda a mejorar el contenido del blog, sobre todo al buen uso de la Lengua.
Puedes escribir a mi correo personal: auslava@yahoo.es